El tercer encuentro

El teléfono me había sorprendido aquel sábado en que el auto me alejaba cada vez más de él. Y nuevamente su llamado me sorprendió aquella mañana, en que estaba por salir de casa. “Vuelvo el fin de semana a Buenos Aires”. No había pasado ni siquiera una desde el domingo en que compartimos tres horas antes de que su vuelo partiera rumbo a Chile.
Su propuesta ahora se extendía a más de tres horas, era estar un día y su noche completa juntos. Y fue entonces que recordé el regalo que todavía no había usado, la estadía en el hotel cinco estrellas. La invitación estaba guardada esperando ser usada, a sólo unos días de que venza. Casi sin pensarlo le hice la proposición que él aceptó inmediatamente. Muchas veces había bromeado con Mona, acerca de que buscaría un hombre diciéndole:
-Soy un pack que viene con una noche en un hotel cinco estrellas (que nada tiene que ver con un telo).
Todo parecía que estaba saliendo bien, y me relajé en la sensación de que nada malo iba a pasar. Eché los fantasmas agoreros de mi mente, la vida lo traía de nuevo a este puerto.
Faltaba un día, y me sentía nerviosa, pero a la vez contenta. Después del segundo encuentro, otra vez había pensado no verlo en mucho tiempo, y en menos de 24 horas lo vería de nuevo. Y según mi mente que iba mil veces más rápido que mi corazón, tendría sexo con él.
Lo fui a buscar al aeropuerto. El vuelo llegó a horario, cuando lo vi salir por las puertas de vidrio, sentí alegría. Los reencuentros siempre son lindos. Es algo que pasa por nuestra alma, es sentir que los caminos se cruzan una y otra vez, y que nadie puede predecir un segundo lo que pasará en el próximo. Allí radica ese maravilloso misterio de la vida, en la sucesión de hechos a veces inexplicables.
Él me besaba, y me contaba una y otra cosa, y yo lo agarraba del brazo y caminaba feliz de volverlo a ver, ambos seguíamos el ritmo del carrito de las valijas. La magia de esos momentos tan simples puede hacerme sonreír, y sentir que estoy viva.
Si cierro los ojos en este instante, lo veo salir desnudo del baño luego de darse una ducha, y recostarse en la enorme cama, yo allí a su lado todavía estoy vestida, pero deseo tanto que me toque, me veo deseándolo, y sintiendo que él también quiere estar conmigo. Y es cuando el sexo se convierte en una unión más allá del desconocimiento, todavía no sé cuál es su color preferido, ni siquiera su segundo nombre, o el nombre de su madre, o si prefiere el lado derecho o izquierdo de la cama. Sé tan poco de él, pero me sumerjo en sus brazos y me entrego a su miembro como si lo conociera desde tiempos eternos. Como si hubiera estado esperándolo siempre en aeropuertos de países lejanos.
Nada importa, son las cuatro de la tarde, las pesadas cortinas están abiertas, por lo que la luz del verano ilumina el cuarto. Sé que su piel me atrae, y que la sensación de sentirlo dentro de mi es la que había estado esperando desde el primer encuentro, aquel que selló de alguna manera éste. Estaremos allí hasta mañana, en esa lujosa habitación bendecida por un aire acondicionado que hace que el sudor se detenga cuando los cuerpos desnudos están casi pegados.
No puedo pensar ni siquiera en el futuro, él está allí conmigo y la vida seguirá cuando se vaya. Sólo cierro mis ojos.

32 comentarios:

Jaime dijo...

Qué bella historia,muy bien narrada, sentí el erotismo en esa habitación. Luego de este tercer encuentro qué pasará.
Muy bueno, la reflexión sobre los caminos que se cruzan, yo pienso igual.
Jaime

Gontxu dijo...

Mali,
Lo bueno de esos encuentros esLO POCO que sabés sobre el otro...Yo trato de no hurgar mucho, no vaya a ser que se caiga mi Castillo en el Aire...

Besos Pijos

Gontxu

Gontxu dijo...

Me olvidaba! Me diste ganas de enamorarme. de Nuevo. Y van....

Besos Pijos (y amorosos)

Sebastián dijo...

Qué bueno, Malizia. Tal vez sea por como estoy estos días pero a la vez que me identifico con esas emociones positivas, me embriaga esa amargura de las despedidas y la carencia. Esa arma de doble filo del placer y el dolor que impone la distancia. Cada uno lo maneja diferente supongo.
Disfrutalo de la mejor manera posible.
Besos.

Agus dijo...

Vivir un día......
entonces disfrutalo, Mariposa!

saludos

Don Kace dijo...

hay y los que no podemos ni bancar una hosteria en "Saint Clement of to you" que hacemos? no perdemos el combo?

pero fuera de joda despues le preguntan a uno que tienen de bueno las aventuras amorosas, y comparto la idea con el amigo Gontxu despues de leer eso le dan ganas de enamorarse a uno!!! :)

Hepoir dijo...

¿Porqué preocuparse por el futuro (que no existe? disfruta de cada presente. Bueno, ya leo que lo haces. Sigue disfrutando y haciéndonos disfrutar.

cronopio antiheroe dijo...

siempre es necesario cerrar los ojos; al fin.

loca_como_tu_madre dijo...

Los encuentros son la sal de la vida!!!!

Que lindo.

T a n g e r i n e* dijo...

que hermoso encuentro!
y delicadamente contado, hermoso.
un saludo

EQAEG (El Que Antes Era Gayabuc) dijo...

Mali, abrí los ojos y miralo.
Que mas le podés pedir a la vida que una mirada así ?

Paxzu dijo...

Que bien contado que está, te lleva, hace sentir ansiedad...
beso

tuga,nestor dijo...

mali, q lindo amiga!

ahora, por q t quiero y x q soy un metido...nunca uno a la vuelta de casa???

besos, my friend.

Anónimo dijo...

Mali, para cuando el libro??? escribis maravillosamente bien y se nota en la cantidad de comentarios que tenes (lo habias notado?) siempre en tus post, que por lo que pude ver de otros sos leeeeeeeeeeeejos la mas leida y comentada.

Enjoy!

Sabrina dijo...

Qué Bueno!!!!!! Creo que el hecho de que los encuentros sean esporádicos lo hace más excitante, especial...
Disfrutá de esos momentos maravillosos y no pienses en mañana.
Espero que la historia continúe...y que la cuentes!!!!!
Besos

Julia dijo...

q lindo vivir eso.. me dieron ganas de ir a hacer el amor con alguien, con alguien q solo sea suave..

Lolita dijo...

Hermosa la historia que estas constuyendo,no la pienses solo disfrutala, tiempo al tiempo y que no se arrebate.

La ciclotimica dijo...

Malizia, lo detallaste de tal forma que senti un escalofrio recorrerme el cuerpo...
Lo que estas viviendo, no importa si es corto, o duradero, ni si traera penas o alegrias...lo que importa es que es INTENSO, esas son las cosas que te marcan verdaderamente el alma...

Tulio dijo...

Si esas historias también me encantan, y uno nunca sabe cómo terminaran lo mejor es vivir el momento como lo hiciste vos.
Saludos desde Italia,

MALiZiA dijo...

Hola a todos,
qué bueno que está historia haya disparado...ganas de enamorarse, y hasta de hacer el amor.
Es verdad que hay que vivir todo con mucha pasión y no pensar si las cosas seguirán, o querer ponerle una etiqueta a todo lo que pasa, sólo son historias que van escribiendo lo que es la nuestra, o sea la vida que cada uno va construyendo.
Un beso a todos!

gusgo dijo...

Mali:

historias contadas de esa forma hacen que aumente la población mundial...

Saludos, Sis!

Todesengel dijo...

Volando volvi... Al leer esto me encanto,e hizo que,si se puede decir, me inspirara y asi pude escribir algun que otro texto (creo imposible llamarlo poema)... me alegraria verdaderamente y seria un honor para mi contar con tu presencia en mi humilde blog...

Verdaderamente dan ganas de enamorarse con tus historias contadas desde el alma...

Besos

Romy

MALiZiA dijo...

Gusgo, te parece? Y bueno si es con amor, todo está bien!

Romy, ya voy volando para allá!

Besos, amigos.

Soppressata dijo...

Muchas gracias, Malizia por visitar Soppressata.
Aprovechamos este mensaje para solicitarte la autorización (es nuestro modo) para colocar un enlace de 'La vida con Malizia' en Soppressata. Te agradeceríamos mucho que colocaras el nuestro en tu blog.
Gracias, y esperamos tu respuesta.
Equipo Soppressata
soppressataplus@yahoo.es

PD: si lo deseas, y tienes algún texto de actualidad que encaje con la bajada editorial de Soppressata (crítica), no dudes en hacérnoslo llegar.

YAYA dijo...

Que la tercera haya sido la vencida, qué mejor que dejarse vencer. Congrats.

Hepoir dijo...

Hola, acabo de releer la historia completa (desde el primer encuentro hasta el tercero) y me parece que no solo eres una artista escribiendo sino que, además, estás viviendo una maravillosa experiencia. Por ambas cosas mereces mi enhorabuena y mis mejores deseos.

Still single dijo...

Que envidia!!!

Soledad dijo...

Vivir estas historias, son un buen motivo para viajar.

Anónimo dijo...

Viste Tuga?? al final no era bala, vos insistias en que sí...
q lindo reencuentro che...a veces los aeropuertos traen buenos recuerdos, otras veces, no tanto.
aniren.

Anónimo dijo...

Que linda historia Malizia, no importa lo que pase, lo que importa es lo que viviste.

Ezequiel dijo...

Estoy seguro de que va a haber otro encuentro, no sé intuición masculina. Igual, si falla la experiencia fue buena,no?

Anónimo dijo...

simplemente me paso, (llegue tarde a leerlo) y cada vez mas complicado es cuando se siguen teniendo todas esas sensaciones que narras + todo lo que vas conociendo del otro, sin embargo..sigue estando presente esa ultima sensacion de no saber cuando va a producirse el nuevo reencuentro..el nuevo viaje.