Agua bendita

Estaba haciendo limpieza, en la parte de arriba del placard, cuando apareció. Allí, donde suele quedar toda la ropa que no uso durante años, décadas, porque me da pena tirar. En ese pequeño y no muy profundo espacio, apretujado dentro de una bolsa negra de nylon, apareció el vestido que tenía puesto el día que perdí mi virginidad.
Un vestido que el destino quiso que fuera blanco, y que para mi siempre representó un traje de novia. El tiempo, inexorable en su sentencia, lo había vuelto amarillento. Le había dado su impronta como a todo lo que queda bajo su dominio.
Yo no pensaba, como en la publicidad de jabón en polvo, volverlo a su color original. Ni tampoco ponérmelo, ya que el paso de los años agregaron unos kilitos a mi figura de los diecisiete, y la verdad no creo que me entre. Sólo lo tomé entre mis manos.
A veces los objetos tienen un poder maravilloso de transportarnos a lugares, a olores, a sensaciones que vivimos. Como si fueran la puerta mágica para entrar en esos recuerdos.
Ese vestido me transportó a una noche calurosa de febrero en que dos adolescentes aprovecharon la ausencia de los padres de él, para iniciarse en la artes del sexo, del sexo con amor. En aquella época, la palabra coger todavía no entraba en mi vocabulario.
No me acuerdo de cómo mi virginidad cedió ante su pene erecto, no me acuerdo de besos apasionados, de caricias lujuriosas, de palabras eróticas, de algún dolor, de miedos.
Me acuerdo de la dulce sensación de estar desnuda entre sus brazos, de la lluvia que nos empapó cuando volvíamos a mi casa, de como me sentí flotar como una pluma en medio de una tormenta, cuando él me levantó en andas, para que no me empapara los pies en la calle inundada.
Del agua que caía a torrentes del cielo, en una clásica tormenta de verano; del agua que me purificaba y que, de alguna forma, lavaba lo que para mis padres sería considerado un pecado. Y que para mi se transformaría en mi primera historia de amor.

40 comentarios:

la pequeña padawan dijo...

que bonito, carajo, cuan afortunadas somos las que al recordar la primera vez no vemos a 'ese desgraciado' sino a nuestro primer amor.

Sebastián dijo...

Es hermoso que haya sido así como lo contás Mali. Sos una afortunada, sabelo.
Besos.

Salitou dijo...

Qué lindo Mali!!! Siempre me pregunté qué se sentiría tener un recuerdo así, algo casi mágico en lugar de un simple trámite... :-)

A. dijo...

Lo hermoso es que fue inocente, limpio.. tal y como debe de ser el primer amor, no? Que lindo tu relato Mali.

loca_como_tu_madre dijo...

Yo no lo guardé, seguí usando el jean y la remera... que loca!!!

Pero me acuerdo de mi primera vez como si fuera la perla mejor guardada.. Mali, en éstas épocas de plástico y tontadez, me hacés bajar de un plumazo a mis mejores recuerdos..

GRACIAS!

ella y su orgía dijo...

Qué bonito lo cuentas y qué maravilla guardar semejante recuerdo de un momento tan traumático para muchas chicas.

Besos orgiásticos.

poetas muertos dijo...

Muchas gracias por leerme y comentar,te estare visitando luego.

Saludos y abrazos.

BABALÚ dijo...

Mali: es un hermoso recuedo, de un momemnto importantísimo, que creo ninguno de los dos olvidará. El momento en que los 2 fueron 1 por primera vez.

Un abrazo grande!

kill dijo...

Cositas...

Lucy in the Sky dijo...

Estos son los momentos que construyen lo que se llama nuestra historia, nuestra felicidad. Una vez que se convierten en parte de tu vida, nadie, absolutamente nadie te los puede robar. ¡Muy lindo post!

deapoco dijo...

me hiciste moquear.

Roy dijo...

este blog hace sacar mi lado femenino, que lo tiró!!! en el post anterior admití ser un paranóico... en este me emociono... qué más me espera acá Malizia?????

ayyyy

Sabina dijo...

Usted es muy buena pa´esto de la "bloggeada"

Saludos, y siga así.
No todas las personas son capaces de provocar sentimientos ante la lectura de sus escritos.

tAmU dijo...

totalmente afortunada, no todos tenemos ese recuerdo,
un abrazo nena!

sexxy girl dijo...

me transportaste a mi primera vez...tenia 16, el tenia 17. estaba completamente enamorada...era nuestra primera vez. y asi los dos desnudos, aprovechando la ausencia de su madre, nos entregamos. lo mejor fue volverlo a ver años despues para recordar lo que habiamos vivido. fue maravilloso comprobar que el era maravilloso el en la cama, y que no habia sido producto de mi mente solamente. gracias MALI!
**buenos recuerdos**

Angel y Demonio dijo...

Concuerdo con todos al decirte que eres una afortunada al tener ese tipo de recuerdos. Otros nos hemos tenido que inventar cosas para no caer en un hoyo y enfrentar una realidad dura. Que suerte tienes Mali! Mis saludos.

montevideana dijo...

qué lindo recuerdo, qué lindo relato.

gracias por compartirlo
: )

Turca dijo...

Yo guardé celosamente y por mucho tiempo la bombachita, una vedettina roja de lunares blancos (ahora que lo pienso una mezcla extraña de infantil con sexy). pero el joven en cuestión, cuando lo supo, la quizo. Y al terminar la relación, que duró 5 años, no supe más de ella...
Qué tiernos recuerdos me trajiste...
Beso.

Martin dijo...

Mali... me gusto, es la primera vez que abro mi gran corazon hacia ti... jajaja... de verdad, me gusto mucho, una linda parte tuya... te dejo un besito.

Anónimo dijo...

mali, mi primera vez fue con uniforme de colegio (no necesite disfraz, jajaja!), yo 15, el 16, primera vez de los dos...y me acuerdo de lo malo, (que en realidad fue solo el dolor) pero tambien de lo bueno, de toda la dulzura de la situacion, del gran amor que la rodeaba, de lo bien que me trato

El olvido dijo...

hola, te convido a leer mis poesias; www.largocaminodelolvido.blogspot.com, es la direccion y si estas o estuviste enamorada me interesa tu opinion.

Blogadikto dijo...

Es feo ni acordarse cuando fué mi primera vez, serán los años? :)

Bonito Post. Saludos.
Osvaldo.

Comando Norma Aleandro dijo...

Bellisimo!

Carajo, nos has dejado poco espacio para la ironia.

Bilintx dijo...

Que envidia, los hombres no tenemos vestidos que guardar. Sólo nos quedamos con nuestra imaginación que con el tiempo va distorsionando los recuerdos. Ahora que lo trato de recordar, yo nunca tuve una primera vez. Sólo segundas.

Blonda dijo...

Que tierno!
Yo ni me acuerdo que tenía puesto... si me acuerdo que no me dolió nada de nada y estaba re contenta, tanto que llegué a mi casa y desperté a mi mamá para contarle. (A mi papá lo deje con la intriga, pero algo se habra imaginado)
Pero tenía la misma edad que vos!!
Besos!

Pablo Fuentes dijo...

es muy bueno...

C@rpe Diem dijo...

Recuerdos.. que lindos;) me encantó leerlos.
Te sigo leyendo Malizia, un abrazo !

Still single dijo...

Que lindo...
El día de mi primera vez también llovía como si se acabara el mundo...
Pero la ropa ni me acuerdo que era...
Después nos fuimos al cine y vimos una peli pésima...

Maurus dijo...

Hay una frase en un libro sagrado de conocida tirada que resa: "Un instante en la eternidad"...

Esos momentos se propagan eternamente en nuestra corta vida y muchas veces hasta nos sobreviven...

La magia existe... sin dudas. Vos la experimentaste en una calurosa noche de febrero... y siempre se va a quedar con ustedes.

Me encantó el relato!!! Besoteeess!!!

Cristibel dijo...

Deberías escribir un libro.

Elena dijo...

Vine a agradecer y a conocerte. Leer es un poco así: empezar a recorrer la punta del hilo que conduce al ovillo que conduce al gato que conduce la mano que mueve todo y todos.
Sin tu permiso, aprovecho a linkearte.
Saludos.
Elena.

Sabrina dijo...

Qué linda historia...Yo en cambio no tengo tan buenos recuerdos de mi primera vez, si bien fue con la persona que más amaba hasta ese momento, después de que llevabamos tiempo saliendo...no se, en realidad no recuerdo mucho, pero no se me viene a la mente como algo grato...raro no? y despuès continúe años con el...
Besos

MALiZiA dijo...

Holiss,

la vida se compone de buenos y malos recuerdos, está en nosotros darle prioridad a cual prevalecerá en nuestra mente.
Un beso grande a todos, leí sus historias y me gustaron mucho, sí me siento una privilegiada muchas veces con cosas que me pasaron, porque sé que de alguna forma fueron historias lindas de recordar.
un beso grande a todos.
(Hoy no fue un post polémico)

Juan dijo...

Por qué los hombres no nos quedamos con esos recuerdos tan precisos... o seré yo????

Anónimo dijo...

No fue polémico, fue encantador. Pero igual siga batallando, y dando un respiro entre tanta guerra.

Jaime V. dijo...

Precioso post!!!

Ana C. dijo...

A los diecisiete y en febrero... ¡Yo también! Me acuerdo que llegué a mi casa en una nube.

Paola dijo...

Sos una poeta, me encanta leerte, y con tus palabras volé a mi primera vez, que no fue en febrero, fue en julio y no llovía, sino que nevaba...

Julia dijo...

q tierrrnaa!!
en cambio mi primera vez fue ho-rro-ro-sa, menos mal q ya pasó.

Alma dijo...

este texto es de una sensibilidad maravillosa. Gracias, me emocionó pensar que alguna vez fuimos tan inocentes.