Fugacidad

Somos dos extraños que estamos bajo tierra en el mismo vagón de subte. Levanto mi cabeza y encuentro tu rostro entre todos los rostros taciturnos marcados con la huella de sueño que la mañana todavía no borró. Te miro por una décima de segundo, no te conozco, ni vos a mí.
Cruzamos las miradas, nuestros iris contactan, y me quedo así por una fracción pequeña, pequeñísima de tiempo. Aunque no te conozco te presiento, algo produce en mí ese mínimo contacto y se abre una puerta como si fuera un pasadizo directo a vos. Es tan difícil de explicar esto, y es tan difícil de que vuelva a ocurrir. No puedo pensar y vuelvo a bajar la mirada, pero el hechizo ya está hecho.
Cuando te bajás en una estación antes que la mía, te vuelvo a mirar a través del cristal y alcanzo a descubrir tu mirada que se pierde mientras el subte avanza. Sé que quizás debería haberte dicho algo, o que quizás me deberías haber hablado pero los pensamientos rebotaron en alguna estupidez incomprensible y volvimos a desencontrarnos otra vez. Porque en ese momento me doy cuenta de que eso hacemos, encontrarnos y desencontrarnos eternamente, que sólo vivimos en ese mágico instante impredecible.
Y me da bronca por no atreverme a decirte ni siquiera hola, y me maldigo por ser cobarde, tímida, o simplemente escéptica, y es cuando pienso que quizás no sea nada de esto y sólo mantenga mi silencio para cumplir inexorablemente lo que suele llamarse destino.

25 comentarios:

Rufián Melancólico dijo...

Está muy buena la idea de comparar el túnel del subte con la vida que pasa. La fugacidad del momento perdido en aquel instante en que alguien se baja en una parada y ya nunca lo vas a volver a ver.
Las palabras suelen escaparse cuando uno más las necesita. Se van con el tren que parte...

Anónimo dijo...

Uno nunca sabe... como dice el cuento de Fontanarrosa (por eso de las miradas, vió?).

Paola dijo...

a mi me pasó más de una vez, no muchas, pero es cierto ese contacto con alguien es especial, y te quedás pensando qué hubiera pasado si le hubiera hablado.
cosas de la vida, no?
beso grande!

El Analista dijo...

Quizas alguno de los dos rompiendo la barrera del primer hola ponga en la vida del otro color y sensaciones, uf, comentar despues de comer me pone serio y cursi, no me den bola.

Kar dijo...

hola mali
a mi tb me pasó
solo una vez pude hablar con él
solo por q el se acerco

nos dimos cuenta q eramos muy parecidos,........ casi iguales
a pesar de haber nacidos en paises, culturas y hemisferios distintos.

Nos hicimos amigos, a pesar de la atraccion que sentiamos,nos dimos cuenta que no valia la pena pasar mas allá, romper la barrera,

Solo por el hecho de ser tan iguales, una relacion de pareja no funcionaria

yo me casé con otra persona (maravilloso por cierto) y aun seguimos siendo amigos a pesar de que retorno a su pais de origen

Uma dijo...

Es verdad es así! mas de una vez me ha pasado pero cuando pasa trato de autoconvencerme de que seguramente no era para mi sino el destino hubiera hecho algo más todo yo siempre no puedo!!jejej
besos

Fer dijo...

¿Te das cuenta, Mali, que si todos después del cruce de miradas nos dijéramos algo, muchos subtes llegarían vacíos a destino?

Ms. M dijo...

Pasa.. Más de lo que creemos nos pasa...

Pero creo que no nos acercamos muchas veces por temor a lo que nos pueden contestar...
Otras evces no nos importa y lo podemos hacer...

Puede ser el destino...

No sé...

Un beso,

Agustina R. dijo...

Me pasó una vez en un colectivo, el tipo bajo y me quedé mirando por la ventanilla, siempre me dio mucha bronca no haberme bajado,igual esas cosas pasan, no?
saludos. lindo post, me dejó pensando en ese día.

Your_Little_Cupcake dijo...

Querida Mali:

Me encanto este post y el sentido de eternidad q le encuentras al instante, tratare de recordarlo en mi vida diaria, al final nuestra existencia es asi fugaz y transitoria, y la dmos por sentado siempre en todo no??

la proxima vez se mas tu misma y sigue ese institnto de un modo u otro, total si t equivoca lo sabras d espues, epro si no o ntentas t quedara la duda y la incertidumbre de "si yo hubiera..." t envenenara recuerdos.

Besos mil

YLC

Marcela dijo...

Esto me hace pensar en esos pequeños instantes que son únicos e irrepetibles, donde existe un deseo, pero que no llega a concretarse. Y el instante pasa...se evapora, dejándonos el lindo sabor del momento, pero también ese gustito que supo a ♥♥♥ MAGIA ♥♥♥.
Well done.

Fran dijo...

vida, prejuicios, inseguridades, timidez, verguenza, son tantos las descripciones que uno podría socavar de tu post, que pareceería mentira como se nos escurre la vida por entre nuestros dedos.. años atrás decidí que no me iba a dejar llevar por el yugo del prejuicio, y siempre siempre que hubo algún contacto especial, mirardas entrecruzadas... decidí no bajarme, y continuar el camino de ella....

Vero Vero dijo...

Se dieron cuenta de una cosa? A todos nos paso alguna vez...
Si bien puede quedar un gusto un poquito amargo, por otro lado son situaciones que quedan al resguardo en la memoria con cierto encanto.
besos

LocaComoTuMadre dijo...

Magnífico tu post, creo que a todos nos pasó...
Había una publicidad de gaseosas que dos personas estaban en el bondi, y una miraba a la otra y mentalmente decía "mirame" "mirame" "mirame" y el flaco se daba vuelta para mirarla... Bueno, salvando las distancias, hay un no se qué entre las personas, entre las miradas, no se, es muy loco, y tal vez sea un destino...
Me dispersé como siempre, pero me encantó el relato.

Besos!

garrobito_alado dijo...

..me pasa casi siempre tener esas miradas fugaces.. algunas son interesantes.. otras son solo desprecio para que las dejes tranquilas.. tambien las hay de curiosidad.. otras divertidas..
Son como miniromances que ayudan a llevar el dia...

Gusgo dijo...

No puedo decir que a mi me pasó lo mismo, pues ella si volteó, yo le hable, c oincidimos y ahora estamos felizmente casados.

La pregunta es: ¿...y si no me hubiera visto, que?

Saludos, Sis!

Anónimo dijo...

Me recurdas a un cuento de Cortázar. A todos nos ha pasado alguna vez, la diferencia es que unos lo narran y otros sólo nos quedamos en el instante. Me encantó tu narración. Ev.

Flσr dijo...

sentí que esas palabras describen momentos que me pasan muy seguido. esas oportunidades perdidas...

queería compartir un texto que escribi en el blog hace un tiempo, en relación a este tema (que siempre ronda mi cabeza y siempre me inspira a escribir):



"No hay tristeza en mi vida" dije. "Esto no es tristeza. Es una crítica a la realidad (¿una verdad de a muy pocas oportunidades triste?). No sé lo que es algo triste. ¿Será parecido a un desencuentro? Creo que eso debe ser la tristeza. Los episodios dramáticos uno los archiva felizmente o tal vez con titubeos (esa es nuestra gloriosa facilidad de superación). Pero no hay nada peor que un desencuentro de intereses (manifestado en que dos personas destinadas a tomar caminos opuestos, sean lo suficientemente ciegas como para no notarlo). Ni nada mas horrible ha de existir que un desencuentro de sonrisas. ¿Qué sucede cuando una sonrisa y una lágrima se encuentran en rostros enfrentados? Al ojo que llora se le escapa una porción de alma (unos instantes de vida sacrificados). Siempre protagonicé el papel de una cara sonriente. Cuanto más sufrimos, más capaces de sentir éxtasis seremos, ¿no es cierto? Hay que saber rotar de un extremo al otro evitando quedarse en la mediocridad", y no era consciente de lo que estaba pronunciando, pero mientras tanto, me reía.
"Además de ser una obsesionada que no se puede olvidar de lo perecederos que somos, mis ideas se refuerzan. Todo vale más (ahora)."



saludos!!

Robin dijo...

Parece el tema de James Blunt (You're beautiful). Siempre todos tenemos alguna "historia de subte" para contar. Ni te cuento el Murcielago que vive en uno de esos tuneles..jajajaja

Anónimo dijo...

me encantó el post de hoy!!esas cosas pasan todo el tiempo eh? hay que saber verlas..
aniren.

Ro dijo...

ayy!!! esas oportunidades no se dejan pasar, por que siempre terminamos dandonos la cabeza contra las paredes!! la proxima a acercarse y pa'frenchi!

suerte!!

Nippur dijo...

En el cuento Manuscrito hallado en un bolsillo, Cortázar habla del juego de las miradas en el subte de París, es un cuento maravilloso con el que cualquiera que haya pensado en esto se siente identificado.

Ana C. dijo...

Este texto es otra de tus perlas, Mali. Precioso.

Fabiana dijo...

Me gusta tu blog! y me gusta mucho esta historia...
cuantas veces dejamos correer el destino.. no? y cuanta curiosdad me da, pensar que otra vida seria la mia, si ante algo asi, optara por la otra opcion... cuantos posibles finales, cuantos posibles destinos... pienso la vida como en esos libros en los que elegis el final.. con la diferencia que una vez, hecha una pagina, no hoy vuelta atras...
volvere a leerte pronto.. saludos.

ex.chica.de.mundo dijo...

sí, las miradas cruzadas en el subte son fatales. y nada. porque habrá que mantener la forma? o el viaje es muy corto para intentar algo?