Una tarde de furia

Mona llegó furiosa a la charla de peluquería. Estaba realmente enojada, con mucha bronca, más indignación e impotencia. Todos esos sentimientos juntos dentro de Mona pueden ser peor que un misil Exocet. Lo juro, hace rato que no la veía tan desencajada. Hablaba sin parar, sin comas, ni puntos y aparte.
-No soporto a los viejos pajeros que abusan de su edad, viejo de mierda.
Las tres últimas palabras eran una especie de mantra, viejodemierdaviejodemierdaviejo, que parecía no terminar más.
-Viejo de mierda- dijo a modo de final de todos los viejos de mierda que venía diciendo, y para rematar como un punto con redoblante tiró un : pajero.
Estaba claro, algún viejo de mierda con la cualidad de pajero la había hecho enojar.
-No fue un vení que te cojo, o te la chupo, como al pasar, esas basuras que te dicen de vez en cuando, pero al fin y al cabo pasan rápido, y una hace que ni la escucha, no éste ...
-Viejo de mierda- dijimos todas.
-Sí, este viejo de mierda, y encima me cargan, me siguió una cuadra, y me iba diciendo todo lo que haría conmigo con lujo de detalles, la verdad que imaginación tenía, imaginación de pajero.
- De viejo de mierda pajero – dijimos como un coro de brujas, tentadísimas de ver la cara de Mona que cada vez iba poniéndose más colorada de furia.
- Cuando me hartó me di vuelta y empecé a putearlo, y a decirle que sólo a un viejo de mierda pajero como él se le ocurren esas cosas, yo no me iría con él ni a tomar el colectivo, y le empecé a gritar tanto que la gente se empezó a dar vuelta.
-Mona, mirá que sos papelonera- le dijo Loli- no le hubieras dado bola.
Entre risas le dimos la razón, a esos viejos de mierda pajeros, o no viejos, a esos pajeros babosos hay que ponerlos en vereda, nada de hacernos las que no escuchamos.
Fue cuando me acordé de algo que me había pasado cuando tendría unos veinticinco año. Casi me había olvidado de la anécdota pero esta historia de Mona me la trajo como un flash a mi mente.
Me crié en la zona sur del conourbano bonaerense y me eduqué en una escuela a la que iba caminando. Quedaba a unas diez cuadras de mi casa, y el camino lo hice..., no sé tantísimos años. Y en todas esas cuadras acumuladas por los años siempre en algún momento, ya sea en invierno o verano, aparecía el exhibicionista, como esos de los dibujitos con sobretodo negro que se abre y muestra su pene erecto. Ahora diría pija, y en esos años no decía nada. Me daba tanto asco, porque ni siquiera era miedo, sino asco y pudor.
El día que sucedió el hecho (esto ya parece un policial) era una tarde de verano, a la hora de la siesta, las 3, no había un alma en la calle, y yo andaba caminando a esa hora. Vendría pensando cualquier boludez, cuando veo un tipo que camina por la misma vereda. Nada sospechoso, tenía una camisa celeste, ésas que usan los colectiveros, llevaba una carterita para guardar documentos en una mano y un saquito azul, colgando sobre el mismo antebrazo.
Yo llevaba una cartera de paja armada, se usaron muchos en esos años, no tenía cierre ni nada, un tipo canasta. Cuando estuvo a mi lado, me preguntó una calle y me di vuelta para señalarle que era justo la siguiente, cuando volví a verlo el señor tenía a su amigo haciendo pum para arriba.
Creo que así como dicen que pasa toda la vida ante los ojos en el momento de la muerte, en ese momento pasaron las diez cuadras de mi infancia con todos los pajeros que se me cruzaron y empecé a pegarle carterazos. Con cada golpe se me caía algo de la canasta o sea que toda la vereda estaba salpicada con todas las cosas que lleva una mujer en la cartera, de todo.
Él se defendía poniendo sus brazos flexionados sobre la cara, mientras me gritaba.
-Yo no te toqué, no te hice nada, ni te toque… loca, loca.
El tipo se fue corriendo, ni vi para dónde, yo me quedé agachada juntando todo lo que había desparramado por la vereda, y lo guardé en la canasta que había quedado hecha bolsa.
La calle seguía vacía. Nadie había salido de su casa.
Cuando me levanté, seguí caminando y empecé a llorar, en algún lugar dentro de mí una chiquita de trenzas y flequillo me miraba sonriendo y me decía: bien hecho.

48 comentarios:

malu dijo...

viejo de mierda u_u
me hiciste recordar viejos tiempos tambien, pero yo tenia solamente 10 años.. pajero estupido..
le dije pendejo.. y me limite a correr lo mas rapido que pude..
lastima que no cargaba canasta..
lo hare de ahora en adelante..
saludos!

TICTAC dijo...

A mi tambien me paso' algo asi' de niña y como bien dices tu se siente entre asco y pudor...el miedo llega mas tarde cuando se aprecia el peligro que representan ciertos enfermizos que ambulan por la calle...yo estaba de espaldas jugando en mi jardin y recuerdo una risa diabolica y al voltearme oi' tambien los gritos de la chica que me cuidaba...por mucho tiempo me senti' incomoda en estar sentada de espaldas a una puerta o a una ventana..ahora mi reaccion seria como la tuya....y mi cartera es una ferreteria ambulante... jajajaajja!!

Hola Malizia, siempre leo tus posts y los disfruto aunque no comente, pero ya lo voy a hacer...eres demasiado simpatica!!

saludos

Ana C. dijo...

Bien hecho, vos y Mona.

vamosabrillar dijo...

Nunca me pasó algo así, por suerte. Pero me acordé de una vez que mi mamá atacó a carterazos a un mimo que la seguía e imitaba.

Doctora Yvonne dijo...

Me encanta tu blog!
Y todo lo que escribís me recuerda a mí misma. Durante mi infancia también viví asaltos de exhibicionistas, recuerdo uno que andaba en bicicleta y que paró en una esquina para que yo lo viera. Era verano, yo caminaba sola por la vereda hacia la casa de una amiga y me llamó la atención ver a un tipo con algo que parecía ser un cinturón parado, color piel.
Con el tiempo, aprendí que esos seres son muy pero muy cagones y que si los encarás, salen corriendo como unos pobrecitos. No hace mucho, encaré a uno que se masturbaba en la parada del ómnibus para que yo lo viera.

Me acerqué a él y le pregunté qué le pasaba, así medio de pesada. Y el tipito se fue corriendo, casi lloriqueando. Las mujeres, al menos yo, nos sentimos más poderosas y seguras con el paso de los años. Y lo disfruto mucho, pero sólo lo haría a la luz del día, no soy tan lela como para exponerme de noche.
saludos MaliZia!

Loki dijo...

Yo habia escuchado eso de combatir fuego con fuego.... pero lo suyo de combatir paja con paja es sumamente original.

montevideana dijo...

¡Así se hace!

Yo también conocí algún enfermo de estos... recuerdo una vez en un balneario, andábamos en bicicleta con mi hermana (10 y 12 años) y un tipo que andaba en auto nos preguntó si hacíamos deporte y si queríamos ir al club, mientras no dejaba de manosearse. Otra vez (a los 15), un treintañero me persiguió varias cuadras un domingo de tarde (la hora de la siesta parece ser mortal), mientras me decía obscenidades cuando lograba alcanzarme.

A mí me indigna, pero no hay que remitirse a eso. Acción directa, aunque sea una patada en la canilla, es lo más efectivo.

---

Ahora que me acuerdo, el tipo que me persiguió lo "despisté" metiéndome en un complejo habitacional medio intrincado pero que yo conocía bien. Caminé un rato y me encontré con el padre y el hermano de un amigo que vivían allí, les dije que había un tipo persiguiéndome y diciéndome groserías, y se rieron de mí. En realidad el asunto es más grave de lo que parece.

Fer dijo...

Mali,
Un carterazo en el amigo y santo remedio (la proxima vez se lo piensa dos veces).

Igualmente, bien por vos y tu amiga.

tam dijo...

me encantooooo, la anecdota tuya y la de mona...creo que se merecen mucho mas que un carterazo
abrazo

Azu dijo...

Por suerte nunca me ha pasado eso. Pero si me pasara creo que me convertiria en Lorena Bobbit...bien cae algunos cortarsela....para que no jooo

Batman dijo...

A veces me pregunto que harian si en vez de un viejo de mierda o un exhibicionista del conurbano bonaerense se les apareciera Brad Pitt y a Mona la siguiera una cuadra diciendole chanchadas o a vos Mali te preguntara por una calle y cuando te dieras vuelta te estuviera mirando fijo con el pistolon en la mano. A veces me pregunto que pasaria... Apuesto mi batimovil que Mona no lo trataria de pajero ni vos le vaciarias la cartera en la cabeza. O me equivoco? Ahora yo me pregunto: Cuando se nos va aparecer una mina mostrandonos las tetas o el orto en plena via publica. Cuando, cuando!

pol dijo...

Siempre me pregunté q haría un tipo de esos si una mujer le diera bola...

Anónimo dijo...

Al exhibicionista que le gusta desnudarse le diria: ¿por que hacerlo en la calle con todos los peligros que eso implica? Mejor vaya a:
www.playaescondida.com.ar
Sé que es cerca de Mar del Plata pero nunca fui todavia.

Malizia me gusta tu estilo. Me llamo Fidel y me gusta escribir tambien estoy luchando con mi primer libro que no lo puedo terminar!

Agustín dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Agustín dijo...

Muy bueno tu blog!!

alguien que pasaba por ahí dijo...

me impresionan esas cosas que quedan flotrando en nuestra memoria, imagenes y palabras, gestos, una sonrisa o un abrazo, un tipo en bolas en la calle o una manifestacion en el subte, y nosotros, pequeños, muy pequeños, registrando lo que va a durar para siempre.

Fer dijo...

Mali,
a los 25: carterazos
a los 35: insultos varios
más de 45: ¡esperá, no te vayas!

PD: Concuerdo con el murciélago. ¿Cuando Mónica Belucci nos vas a sorprender?

carlos martinez dijo...

Ay ay ay ay como duelen los comentarios ja ja ja ja .
La verdad es que son los menos peligrosos de los "delincuentes sexuales" y muy patéticos. Ni bolsazo con solo reirse de ellos y "sus cosas" es suficiente.

Alma dijo...

yo le diría a Batman, que nada que ver, que fuera Brad Pit como dice él, si es un exhibicionista sentiría lo mismo...no mezclemos la belleza con la enfermedad...
bien Mali, me gusta mucho como escribís, ya te lo dije cien veces.
beso.

Juan Carlos dijo...

un tema delicado tratado con humor y sinceridad. me gustó tu estilo, volveré más seguido.
te dejo un saludo.

Nefastas dijo...

lo más triste de todo esto es que parece que no hay mujer que se salve de una situación así,
la tocada de culo con uniforme, pero esas que te meten la mano bajo la pollera y salen corriendo, lo qeu le pasó a mona, la del exhibicionista del barrio, o el del fondo del colectivo que espera la salida de los colegios para tocarse con pendejas arriba del colectivo,
a mi un día se me metió uno en el ascensor, épocas donde todavía los porteros dejaban las puertas abiertas de los edificios mientras limpiaban y podía mandarse cualquiera, y ese se mandó atrás mío, hijo de puta, me pedia un beso, y casi se me tira encima, grité con todo, no habia llegado a cerrar la puerta del ascensor que sali corriendo y el atrás mío...vestido todito de traje el hdp, como si fuera EL ejecutivo, se mandó a hacerme eso, y mejor ni recordar el viejo pedófilo de mi barrio de la infancia...dios...qué dificil ser mujer.
lo más lindo es qeu siempre la loca es una, si se queja del apoyo en el bondi, o lo que sea, te gritan y te dicen como a vos...loca para!! no te toqué!!
AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH, se nota que esto me da mucha bronca no?

Anónimo dijo...

Respondiendo a Batman, una vez hace anhos yo andaba en una vagoneta con un amigo que estaba mas que dispuesto al juego, tenia solo puesto un perramos y zapatos de tacon alto. Parabamos en cada esquina que veiamos a un tipo solo y yo me abria el impermeable y le mostraba todo lo que natura me dio. Los tipos escondian la cara, no miraban, se hacian a un lado. Cuando una mujer se muestra, ellos esconden la cola. Les da miedo. Igual que a las mujeres.

ce dijo...

Soy una mas.. vivo a 5 cuadras del colegio al que fui desde los 4 años.. a los 18 años, volviendo a casa, media cuadra antes de la puerta, alguien me levanta la pollera y me empuja.. obviamente me cai y lo vi.. andaba con sus partes al aire y pense q se me iba a tirar encima.. por suerte, se fue, ni vi a donde, no entendia nada.. fue horrible!

besotes :)

Ventrílocuo dijo...

yo venía, caminando con mi sombrerito blanco, un mediodía quemado por el sol, un sombrerito por el que me llamaban lechero, y ella, que era mi maestra se me acercó y me acarició el sombrerito y me dijo qué lindo por qué te enojas siempre que te cargan si el sombrero te queda pintado y me saqué el sombrero, yo tenía el pelo corto y entrecano, como un viejito y por eso también me llamaban el nono, y ella comenzó a acariciarme la cabeza, me sonreía mientras cruzábamos la plaza vacía. Me pidió que nos sentáramos un rato en el banco y yo le dije que me esperaban para almorzar en casa, que mi mamá se preocuparía, y ella dijo que la culpara, después de todo soy tu maestra y yo me senté aunque tenía ganas de irme, y ella seguía acariciándome la cabeza irviente por el sol. me desprendió todos los botones del guardapolvo celeste, para verme con mis pantalones cortos, dijo, y qué lindo te queda. Entonces ella también se desprendió el guardapolvos de maestra y debajo tenía una remera muy ajustada que le apretaba las tetas sin corpiño, y las puntas de los pezones amenazaban con desgarrar el tejido y se debe haber dado cuenta de mi turbación porque me pidió que jugáramos al rin raje, y yo toqué timbre en uno de esos pezones, pero no salió nadie, aunque mi muñequito sí, se quedó afuera, asomando la cabecita por una de las piernas del pantalón cortito bolsitas de mi recuerdo, entonces ella puso encima el sobrero blanco de lechero, y por debajo me acariciaba y ahora que leí tu post todo volvió a mi memoria, y me hizo comprender por qué soy lo que soy: un muñeco verde, durito, de madera, sin corazón pero con el recuerdo en la piel de toda caricia robada en alguna plaza, a la sombra pobres de eucaliptus despeluchados...

Robin dijo...

Viste Murcielago. Tambien hay minas que andan flasheando la mercaderia. Eso si, que no te toque una como Lilita Carrio...

Batman dijo...

Noooo, por favor Robinho. Dios no lo permita. Ahora, si fuera La Presi la cosa cambia. Me parece que todavia aguanta la veterana

Robin dijo...

Y cooooooomo! 52 bien llevaditos.

Batman dijo...

El botox y los lifting ayudan pero convengamos que se ve que siempre fue una minita interesante.

Robin dijo...

Digamos que si. El probema viene despues del look (como con casi todas las mujeres). Que caracter de mierda que debe tener. Por favor! No lo disimula ni vistiendose de la Madre Teresa.

Batman dijo...

Te fijaste una cosa Robinho..

Robin dijo...

Que?

Batman dijo...

A nosotros nos mandan a La Quebrada de Humahuaca y terminanos en Rio Gallegos.

Robin dijo...

Juaaaaa.....Nos fuimos al carajo. De los pervertidos sexuales a la nueva Presidenta de la Argentina. Paaaa!

Batman dijo...

Bueh....perversion,corrupcion, mucha diferencia no hay, no?

Robin dijo...

En terminos politicos la palabra corrupcion es mas aplicable que perversion.

Batman dijo...

Preguntale a Clinton si hay mucha diferencia.

Robin dijo...

Un fenomeno el Bill! Le tiraban la goma en la oficina oval debajo del escritorio. Maestro!

Batman dijo...

Entonces quedamos en?

Robin dijo...

Y si...Corrupcion, perversion a veces en politica caminan por el mismo anden

Batman dijo...

Thank you very much.

Robin dijo...

Chau, me voy al bar a tomarme unos gin tonics.

Batman dijo...

No mas de 2 Robinho que despues te tengo que ir a buscar.

Robin dijo...

Ok 3 y cerramos trato.

Batman dijo...

Ya dijiste! Asi que no acepto llamadas de borrachos.

Robin dijo...

jajajaja...Ok

Rodrigo dijo...

Ufa...
Leo esto y sólo me queda decir: los hombres somos una mierda...

A mi esposa le pasó aquello de la mano por debajo de la faldita del uniforme, a los 13 o 14. Nunca más, salida del colegio, usó un vestido (30 años ya) a excepción del de novia, cuando nos casamos, y los maternales, cuando esperó a nuestro hijo.

Es cierto que los ombres "arrugan" ante una mujer, cuando no tienen una barra que los apoye [¿no tienen una canción en Argentina, que lo dice clarito? ("Cuando la conocí a Raquel..." creo que dice)]
Una vez, en un programa de TV, pusieron a una rubia, que habría derretido un témpano de hielo, en un parque, y a cada tipo que se le cruzaba, se le paraba delante, con su escote infartante, y le decía ¿dame un beso? Hay que ver como se evadían, incluso arrancaban de ella... con que les hace un topless yo creo que los mata...

En cuanto a la opinión del tal Batman, que bien hace en esconderse tras un nick ridículo, sólo muestra que no conoce ni un poquito a las mujeres...
y demuestra también, con ese intento de justificar lo injustificable, que vale poco más que los que hacen estas cosas...

Tan sucios como los que las hacen, tan poca cosa y tan despreciables como ellos, son los que se ríen, los que justifican, los que dicen que no es nada... y los que cambian un tema que, siendo importante para quien lo posteó, y quienes lo comentaron, tratan de que pase al olvido...

¿Por qué es tan difícil para los hombres tener un poco de dignidad? ¿será que realmente no pueden?
Pero, momento, si yo también soy un hombre, y la tengo, y conozco a muchos otros que la tienen...
¿entonces? queda claro, pueden, pueden ser mejores personas, pero no les interesa serlo...

Nikolina dijo...

Bravo Malizia y bravo Mona!
Hace un tiempo, cada mañana camino al trabajo (06:20 am) subia al mismo colectivo que yo un viejo pajero de mierda, que me daba paso para suspirar o silvar suave cuando me veia subir y luego, sea desde el asiento que este cada uno, se daba vuelta y me hacia caras, me tiraba besos y me miraba constantemente.. Empece por ponerle mala cara e ignorarlo, pero pasaron semanas y seguia.. Luego segui por hacerle gestos cada vez mas enojados, pero peor.. Me lo banque casi dos mes. Siempre el mismo bondi, a la misma hora, todos los dias.
Un dia, el estaba en el asiento trasero, contra la puerta.. al levantarme para tocar timbre y bajar, empezo como siempre a babosearse.. (ya para este entonces estaba cada vez mas zarpado con sus asquerosidades)
Me puse a gritar como loca, le dije de todo.. Al principio se me hizo el cancherito y quizo hacerme quedar como loca histerica.. solo empeoro las cosas: deje bien en claro para todos los presentes que hacia 2 meses que me venia acosando, detallé todos sus gestos, sus palabras y sus ademanes..
Al otro dia, misma parada, misma hora, mismo bondi. Subo. Miro por la ventana y ahi estaba.. Esperando el proximo bondi por no subir en el que habia subido yo, jejej!! que felicidad, nunca mas se subio a mi colectivo.. ya hace 2 años que hago el mismo trayecto y nunca mas volvio a subir...
Un beso grande!

isabelle_g dijo...

que groso poder golpearlos
habria que borrarles la cara a trompadas, y dejarlos ciegos para que no se acerqeun nucna mas a una mujer en la calle

o matarlos y listo


que bronca me dan la puta madre