La guerra del amor

Hay parejas para las que pelear constituye el acto más pleno de amor. Para las que la discusión se convierte en un entramado amoroso difícil de descubrir para los demás, que los escuchan vociferar cuestiones elementales tales como si una mancha sale con agua caliente o fría, o si el nene perdió el diente a los seis o siete años, o si el vino que sirven en la cena lo compraron en Mendoza o en San Juan, todas esas disputas se llevan a cabo como si en esa contienda se jugase el control de algún país. Los demás se quedan callados y observan sin poder actuar en esa coreografía amorosa de la pelea.
Juana y su marido son así. Viven en continuas luchas verbales frente a los demás. Jamás utilizan el insulto o la frase hiriente, pero basta que uno diga una cosa para que el otro inmediatamente la refute. Y ahí empiezan.
Ni hablar si lo que se comparte con ellos es una sesión de juego, tal como un Trivial, o un Teg. Compartir uno de esos partidos es garantía de que el juego no termine, o que dure más de lo previsto. Que estén en el mismo o diferente equipo no agrava o aquilata la cuestión. Una pregunta del tipo: ¿cuál fue el más pequeño de los hermanos Grimm?, puede llevar a que los demás se levanten y busquen bebidas, coman y se olviden de la pregunta hasta que ellos terminen su acalorada discusión.
La verdad jamás puedo llegar a comprender esa especie de lucha en que los que participan se divierten a su manera y los que escuchan se aburren y quieren huir de esa situación irremediablemente. Y no volver a verlos más.
He descubierto que los dos necesitan de esto para estar juntos, que es una forma de fortalecer su amor, de encontrarle un sentido para que la vida no sea la rutina del sí querida/o. Y que es algo común en muchas parejas. Cuando le pregunto a Juana si las cosas van bien con él, me mira como si le hubiera preguntado si todavía era virgen. Si ellos se aman con locura.
Sí, con locura no que queda la menor duda. Son como dos energía negativas que cuando se unen forman una positiva. Menos por menos, igual más.
Una vez tuve una relación con un hombre en la que la discusión siempre traía una reconcilación fogosa entre sábanas. Era casi una rutina como si la pelea fueran los leños que encendían la pasión. Claro, que a la cuarta vez me cansé de ese jueguito enfermizo y le dije: adiós andá a pelearte con otra.
Se ve que Juana tiene sus ejércitos interiores que aman a su marido, o aman pelear con él, y a él le pasa lo mismo. Hace años que están juntos brindado el espectáculo de su amor sentenciado a continuas luchas en las que los dos siempre quieren tener la razón. Y se ve que eso los hace felices.

17 comentarios:

Vero Vero dijo...

Soy la primera? ay! que emocion
Hola mali, tu relato me recordo un libro que leí hace tiempo (buenisimo por cierto) y se llama parejas tormentosas, habla de esto mismo. Las parejas que solo se relacionan asi, son mas comunes de los que creemos.
Como siempre escribis re lindo.
Besos, disfruta

Mi nombre es Pablo dijo...

Hola Malizia, tengo un herrmano de 37 años, casado. Con su mujer llevan 21 años juntos. Si, 21! Ahora viven en otro pais con sus dos hijos. lo unico que hacen es pelearse por tonteras todo el tiempo. Tampoco se insultan y no solo lo hacen en publico sino tambien cuando estan solos.

Ayer hablabla con ella por el skype y se escuchaba de fondo a él discutiendole no se que cosa.. le digo: por que no se van a cojer! Ella me respondio: "nos peleamos porque nos encanta reconciliarnos". Es como si estuvieran forcejeando todo el tiempo, a veces lo busca ella, a veces la busca él.

Beso, como siempre un placer.

Angel y Demonio dijo...

Hay gente que se relaciona así, pero no seeee ... a mi me parece tremendamente nocivo. Pero, cada cual con sus gustos, no? Sólo se que no me sienta bien ese tipo de "comunicacion". XD

Saludos!

Julián dijo...

no me gusta ese tipo de "amor", me parece un poco enfermizo...cuando se quieren mucho se pegan entonces? a los niños para mandarlos a dormir les pegan un grito?
no es para mí, gracias

Ro dijo...

Estoy de acuerdo en que es un poco enfermizo, pero si ellos son felices...Cada loco son su tema.

Sandra dijo...

Mali de letras preciosas , como me gusta tu blog ke no dejo de leer ni un dia, la cosa con estas parejas es ke que siempre se pelean por cosas insignificantes por ke son tan compatibles ke no tienen por que pelear, o tal vez disfruten como tu dices del make up sex , que gusto por ellos, son en mi experiencia los ke mas tiempo duran... lo se por ke mis papas son asi y llevan 26 años de casados..
tengo nuevo post te invito a ti y a todos lo ske gustan pasar una vueltita
besos

MALiZiA dijo...

Hola,
vero vero, qué bueno voy a buscar ese libro. Gracias, ultimamente tengo un poco abandona el blog, porque estoy con mucho trabajo, en el que escribo todo el día... además.

Mi nombre es Pablo, si esa dinámica de la pelea continua por tonteras mantiene firme a muchas parejas. Gracias, un placer tupaso también.

Angel y demonio, a mí tampoco me gusta eso, pero como vos decís cada cual con sus gustitos...

Julián, otro que no comparte esa filosofía de pareja.

Ro, tal como dije antes, no?

Sandra, gracias, así que tus papis son así, es como digo por lo general están juntos por siempre.
Prometo pasar, los tengo un poco olvidados a todo, pero no es por mala, aunque me llame Malizia.


Besos a todos. Gracias por pasar! (Ah, en el post anterior le contesté a todos... pero muy tarde, por si alguien quiere volver)

Your_Little_Cupcake dijo...

Mali:

Pues si como dice VeroVero, estas parejas son de lo mas comun, mas q lo q creemos. La pregutna de que diablos los hace pelear ocupa grna espacio en mis discurrires internos pue ssucede q mis amados padres son el arquetipo de la pareja q discute.

Recuerdo q hace cerca de 17 annos salia yo con un chico y el me pregunto lo mismo "Por q pleean tanto?, se van a divorciar?" y yo le dije "...no amorcito. Estan haciendo el amor con palabras" Pues si tengo al firme conviccion de q hay una especie de orgasmo escondido en sus peleas.

Al mismo tiempo como lo dices, a lso q estgamos alrfededor, HIJOS ESPECIALMENTE, nos salpica eso, y la verdad es desagrfadable, vergonzoso, extenuante, incomodo, y por cierto pesimo ejemplo. Un buen dia, poco depsues de dejar de ver a ese chico de la pregunta me aburri de esto y me mude a vivir sola, cosa muy rara en mi pais de origen (Peru) q una tiernita 20annera se independice, es q el "ruido" de su amor era insoportable.

Y ahora q me he casado por sefgunda vez, a veces me descubro en el recodo de sa conductga, obviamente adquirida de ellos, y comienza mi propio camino de autosanacion, pues no quisiera q algun dia alguien alrededor (hijo, vecino, pariente, amigo, extranno) pase lo mismo q yo experiemtne.

Besos

YLC

Anónimo dijo...

No me gusta pelear. No me erotiza para nada. Ese tipo de relaciones no es para mi, paso.
Me encanta el blog Mali!!
aniren.

Alma dijo...

Tengo unos amigos que cuadran a la perfección en ese esquema que contás, lo más gracioso es que también cuando le decís por qué pelean tanto, se sorprenden con la pregunta.
un beso grande.

Wendy Pepper dijo...

es un poco mas complejo que lo que es expuesto aqui. no hagamos intuiciones, hagamos ciencia


obviamente que si se pelean mucho es porque abreaccionan la suma de afecto de sus traumas entre ellos, etc.

no vamos a extendernos.


hare krishna

MALiZiA dijo...

your little, es cierto ellos la pasan bieny los que escuchan se quieren matar. Bien hiciste, y bienhaces en querer no repetir patrones.

Anire, gracias, a mi tampoco, ni aquí en el blog, jajaja.

Alma, la respuesta típica.

Wendy, a la ciencia siempre le viene bien un poco de intuición,y hasta a veces un poco de casualidad. Igual lo mío no es la ciencia.

Gracias por pasar a todos.

Anónimo dijo...

pelearse es amarse

Vero dijo...

Mali, te paso el dato para que lo tengas

Emilio Jorge Antognazza,autor del libro "Parejas tormentosas"

Pd: no estoy de acuerdo con el anónimo que dijo pelearse es amarse, nono nada mas alejado de eso para mí.

beso

VJ dijo...

lamento desepcionarla, pero si hizo clik en PRO y vio un cartel amarillo, si, me referia a eso.

(para mas datos, ve todo el blog)

Anónimo dijo...

To be a good benign being is to have a philanthropic of openness to the in the seventh heaven, an cleverness to group undeterminable things beyond your own control, that can take you to be shattered in very outermost circumstances for which you were not to blame. That says something exceedingly impressive about the prerequisite of the principled life: that it is based on a trustworthiness in the unpredictable and on a willingness to be exposed; it's based on being more like a plant than like a prize, something rather tenuous, but whose mere item attractiveness is inseparable from that fragility.

Anónimo dijo...

Advice in old age is foolish; for what can be more absurd than to increase our provisions for the road the nearer we approach to our journey's end.
[url=http://www.webspawner.com/users/aquamas584/index.html]Watches[/url]
Watches