Trivialidades

Dejamos las pizzas a la parrilla y los mozos buenos mozos para irnos de té five o'clock con tostadas y mucha charla. Me encanta ver a las chicas y hacer como esos programas de computación que te envejecen y pensar que dentro de unos tantos años seremos señoras mayores sentadas tomando té. Espero que no seamos "señoronas" mayores, o esas viejas súper estiradas que me hacen acordar a la de la película Brazil.
Ellas están en su propio universo y yo en mis pensamientos futuristas sólo puedo ver moverse sus bocas acaloradamente.
-Imaginen cuando tengamos unos setenta años y estemos tomando un té, ¿seguiremos hablando boludeces?- les digo haciendo voz alta mi pensamiento. Todas dejan de hablar y me miran.
-A este ritmo, lo que no sé si seguiremos vivas a los setenta. Yo no creo llegar, con tanto “escuatro” que tengo, y vos ni hablemos si seguís en esas doce horas de laburo diario- salta Mona mientras coloca dulce light en la tostada de pan casero, una bruta tostada que ridiculiza por completo al dulce diet.
-No sé si llegaremos, pero estoy segura de que seguiremos hablando de cosas que no hacen nada por el bien de la humanidad- le dice Violeta y nosotras nos matamos de la risa sabiendo de la intrascendencia de esas charlas en días que nada importa, salvo la gordura.
Todo fluye en ese universo femenino de la charla porque sí, de la charla incongruente, de la charla profana, son esas charlas liberadas por completo de traumas, problemas o preocupaciones. Nadie ha salido con nadie, no hay ninguna hazaña sexual para contar, nadie llora un amor perdido, ni un amor imposible, (aunque los amores imposibles no suelen llorarse sino suspirarse), nadie perdió su empleo, ni odia a su jefe, nadie se cambió el color de pelo, ni está preocupada porque no le vino o porque le vino, nadie está pendiente del Chat o de los MSN, ni tiró una pregunta crucial para debatir, ni fue engañada, nada grave, todo trivial y encantadoramente intrascendente, sin motivo, sin causa.
Sólo una charla tomando té, sacándole el cuero a cuanto mortal está en el local, y hasta al dulce light que no tiene mucha pinta de serlo, sacándole el cuero con la más exquisita perfección que puede darle un conjunto de mujeres, como esas señoras de barrio que salen con la escoba a la puerta, donde la escoba forma parte de la escenografía del chisme, y la vereda queda sin barrer luego de tres horas de charla.
La tetera, las tazas y hasta las tostadas gigantes de pan casero en la panera de madera nos brindan la coreografía perfecta para que estemos juntas una vez más hablando las pavadas que hacen que una tarde de sábado en un local de Palermo pueda ser el lugar perfecto para sentirme bien en medio de la caótica ciudad, para sentir que me importa un carajo que no resolvamos nada importante por lo menos en esa única hora. El mundo y los problemas, las tristezas y los llantos estarán igual cuando salgamos de ese lugarcito en el que hoy nos olvidamos de todo. Salvo la gordura.

20 comentarios:

Your_Little_Cupcake dijo...

Delisiosa charal, deliciosa merienda, engordante o no al cuerpo, de hecho nutre y llena al alma, ojala no tanto a las caderas. Amo esas reuniones q describes, como las llaman aca "hen party" por q eso somos en ese tiempo, gallinas q cacarean TODO y sin mayor aspiracion solucionadora. Me encanta sentarme a charlar con mis amigas de cosas irrelevantes,pero cuando lo hago TE JURO Q TODAS CREEMOS Q ES DE LO MAS RELEVANTE E IMPORTANTE, lo q pasa es q cada sintagma emitido por nuestra "sin hueso" es importante PER SE, no por su significado o trascendencia, sino por q es loq tenemos q decir loq nos sale del alma, de los recuerdos, del saco de bromas, de comentarios sordidos y crueles q nos hacen reir sin piedad, o del rincon docily vacio q todas tneemos en algun lugar del cerebro, aunque sea un rincon chiquito.

Disfrutoeste post de principio a fin, y me siento q soy la quinta alli en esa mesa, preocupada por la gordura, el tema mas relevante de todos jajajajajjajajaa.

besos

YLC

PD ya no nos respondes los comentarios.... estas tan ocupada amiga???? y ademas...... nunca respondiste ni grupalmente al post DOS PALABRAS... espero q ese tema marche bien pese a las adversidades.

Anónimo dijo...

jajaja, también me junto con mis amigas quizás no a tomar té, pero si a charlar de todas esas "tivialidades" como decís pero que son tan importantes para nosotras, algo que ellos nunca van a entender.
beso grande, Carla

Faby dijo...

Jaja, que placer esos encuentros d charlas triviales con las amigas!!!
mis amigas y yo no nos juntamos a tomar el té pero una ronda d mate con algo rico para comer siempre hay y la charla "q no soluciona el mundo" nos hace tan bien siempre...
Besotes y hermoso fin de semana :)

No soy yo, sos vos dijo...

Nada mejor que una charla entre amigas sobre nada importante pero, al fin y al cabo, fundamental: Ser amigas, estar juntas, vernos de vez en cuando, reirnos de nosotras mismas y saber que están. Eso es todo lo que se necesita!! :)

Ms. M dijo...

Es muy bueno tener un lugar tranquilo en medio de una ciudad caòtica...

Es bueno tener amigas con als cuales uno peude conversar de loq eu sea... Sin importar nada...

Como dices tal vez no resuelvan nada... Pero uno pasa tantas horas del dìa tratando de resolver cosas que siemrpe es bueno tenr un break... Reìrse de pavadas.. contar secretos o habakr de nada simplemente estar ahì...

Un beso,

alguien que pasaba por ahí dijo...

es verdad, nosotros no entendemos. Pero tratamos de entender. No tomamos té, ni nos preocupa abiertamente la gordura. Pero hablamos cosas tribiales y hablamos mal de otra gente. Además, sabemos de la cosa esa de la amistad. No sabemos de dulces pero no nos preocupa, y si la tostada es grande, no haca falta echarle nada, o si.
Pero sobre todo, querida artista mía, sobre todo sufrimos porque nunca entendemos, ni cerca, a las mujeres. Y con mirada sobradora, por encima del hombro decimos un par de estupideces para ocultar que de verdad lo sufrimos.

Alma dijo...

qué bueno tener amigas para compartir esos momentos,no?

alguien que pasaba por ahí dijo...

triviales, con v de veneno

Diablita dijo...

jajajaja son muy amenas esas conversaciones entre amigas y si hablamos de cosas con cero relevancia en nuestras vidas jajaja, pero sin embargo siempre sera un tema lo de la gordura jaja y para que engañarse comiendo cosas light si comemos el doble igual jijiij.

Cariños Diablita

Ana dijo...

Un amigo mío siempre decía que no hay que buscar el sufrimiento y el dolor, porque siempre, implacablemente, vienen solos. O como dice usted, "los llantos estarán igual cuando salgamos".
Besitos, siempre la leo

Pato dijo...

No sé como hacés pero logras que al leerte me imagine tal como una película la situación. admirable. saludos, me encanta leerte!

Susana dijo...

Ah, las amigas qué haríamos sin ellas... adoro esas charlas intrascendales que te llenan el alma. buen relato, como dijo alguien leyéndote me siento una quinta en esa mesa.
beso.

Anónimo dijo...

mujeres y sus charlas, siempre hablan y hablan, tengo 3 hijas mujeres y con mi mujer 4 en casa, no me salvo ni un sólo día de sus charlas...jajaja.
José

exchicademundo dijo...

Maldito blogger!!! Me borró mi largo speech que incluía referencias a Té con Mussolini y Firenze!
Larga vida a las charlas sinsentido con budín de nuez! Lástima que por ser lunes el santuario del cha de vainilla esté cerrado.
Me hago eco de little cupcake here en eso de que creemos que la charla es de lo más relevante. Egocentrismo en su máxima expresión! :)

tati dijo...

A mi esas tardes son las que me dan la alegría para seguir (al lugar que sea) sin necesitar nada...aveces las descuidamos (al menos las chicas y yo)pero lo más lindo es que pase un tiempo largo sin hacerlo y cuando volvemos que sean igual o mejor, mucho mejor!! besos

celcius. dijo...

nada mejor que esas gloriosas charlas, siempre acompañadas con comida... jaja

me encanta leerte.

Armando Esteban dijo...

wenas... solo para hacerte saber
que sigo leyendote siempre, aunque no comente nunca.

Me gusta mucho el nuevo fondo y la foto con la pollerita, me encanta... como todo lo que escribís.

Chauchis cosita

Gaby dijo...

esas charlas, nosotras somos gordas de alma, pedimos tortas impresionantes...jajjajajasss, lo mío es el rogel, son im-presionantes, y es cierto no dejarmos títere con cabeza.
suerte!

carlos martinez dijo...

Pues al final llego a la conclusión de que entre esta reunión y la de unas viejas de 70 es que no hay ninguna diferencia.
No creo que solo la gordura sea lo mas en una de ancianas, si acaso las enfermedades. Por lo demas; igual.

MALiZiA dijo...

your little,si tenés razón no contesto, pero no es por otro razón que la que vos misma decís, muuuucho trabajo, nada más. Gracias, por ser mi lectora (amiga) fiel, a pesar de mi ingratitud contestaria...
beso grande!

carla, gracias! algún día nos entenderán?

faby, no soy yo, ms: Sí es buenísmo, no? besos.

alguien que pasaba... que bueno eso de tratar de entender sonó, bien gracias por tu sinceridad, y es cierto es con V de venenito total.

alma, claro que si!

diablita, si es cierto lo light es un engaño, pero antes de un alfajor roggel...jajaja.

ana, tan cierto eso, siempre van a estar, lo mejor es poder tomarse un rato de disfrute, no? gracias por leerme siempre.

pato, es muy lindo, tu imaginación hace mucho, no?

susana, gracias! me alegro que sientas eso.
´
anónimo, con 4 mujeres en casa, qué te puedo decir...

exchicamundo, ese santuario es la perdición y la madeleine de pera...mmmm

tati, es cierto aunque pase el tiempo nada cambia.

celcius, a mi también me encanta leerte.

armando, qué bueno verte de nuevo, me alegra que aunque no me escribas estés, en serio. beso grande!

gaby, bueno nosotras pedimos tortas si hay alguna separación..jajaja, y de chocolate mejor.

Carlos, nada cambia eh! claro hablaremos de la osteoporosis, del colesterol, diabetes y demás.... beso grande, también hace tiempo que no te veo.

un besito a todos, gracias por pasar como siempre!