Talar el bosque

Hoy haciendo zapping me topé con una entrevista a Cristian Sancho, el nuevo ícono gay de la tira Botineras, le estaban preguntando si se depilaba. A lo que el hombre con estómago de tabla de lavar respondió que no. Para reafirmar lo que decía, se levantó el jean, bajó la media y mostró pelitos en su pierna. Como si no bastara, además aclaró que su pelvis lucía natural.
La verdad, no le creí. O la naturaleza lo dotó de poco pelo, algo que su cabellera desmiente totalmente; o, el reciente padre hincha de Newell's, no quiso aumentar su estigma gay, ya bastante con personificar a Manuel, el jugador de fútbol que se enamora de un compañero, y claro no sólo se enamora, sino que se besa y mucho más. El caso es que en todas las producciones que hace Cristian, pela pecho sin un mínimo vello, dichoso de él dirán cientos de mujeres que recurren a la depilación para extirparlos de su cuerpo y de su vida.
Si tengo que hacer un raconto de la pilosidad de los hombres que pasaron por mi vida, debo reconocer, o recordar, que tuve varios exponentes. Mi primera pareja era un oso, un mono, o lo que quieran pensar, mucho pelo, mucho, en cabeza, en cara también porque usaba barba, y en pecho, ni hablar. Tal era su pelambre que en invierno andaba sólo con una camisita, el polar lo traía de fábrica. Con él estuve mucho tiempo, y no me acuerdo que el pelo me inhibiera, o me molestara en la intimidad. Pero, con el correr de los años, después de haberme separado, quizás por el mismo hecho de no estar con nadie que se pareciera a él, terminé por buscar hombres más lampiños.
Mi segunda pareja, lo era. Y además se recortaba (no afeitaba) la zona pelviana, algo que yo agradecía de forma muy oral. Lo gracioso ocurrió con mi tercera pareja. Nosotros curtimos una noche, muy touch and go y al otro día, él se volvió a Miami, donde vivía. Nuestro romance siguió vía email durante casi un año, hasta que yo me decidí a irme a vivir con él. En ese tiempo hablábamos diariamente por teléfono, hasta teníamos sexo telefónico, y en una de esas largas charlas surgió el tema del vello pelviano, ¿tala o bosque natural?
Yo resumí las virtudes de bosque talado, al principio él no se convenció con mis argumentos, pero fui lo suficiente consistente e insistente y logré convencerlo. Él no se había cortado nunca el vello púbico desde que nació. Lo juró, y re juró. Tenía todo el amazonas como marco de su pene. Por suerte, esa noche de sexo loco, yo estaba un poco alcoholizada y no note ese pequeño, o gran, detalle. Lo único que quería era coger, el bosque era algo de segunda importancia. El deseo a veces borra toda preferencia estética.
Al otro día de mi convincente charla, me llamó muy eufórico para contarme que se había cortado, y afeitado, su bosque natural. “Chévere, no me quedó un pendejo, y sabés qué, ahora me veo mi pito más grande”, me dijo. Esa ventaja no se la había dicho, pero luego la usé en otros casos que no vienen a cuenta ahora.

*

23 comentarios:

Anónimo dijo...

Marche una depilación para todos! Un horror la vegetación en su esplendor, horrible, feo. Tiene mas onda todo lisito (por motivos varios).
Si una tiene que depilarse ... por que no los hombres, y creo que va mas allá de ser gay o no, es como que mas limpito e higiénico... y no viene mal que ellos también sifran el tironcito de la depilación.
Si una mujer no se depila es sucia, si el hombre se depila es gay ... POR QUÉ??????? Por qué eso?

Julia dijo...

jajajja, voto por hombres lampiños, too

Germán dijo...

Genia total mali! voy tomando nota. Si bien uno lo "mantiene" de cierta manera, siempre es importante saber lo que piensa la mayoria.

Ana dijo...

Cuestión de gustos, mami. Felicitaciones desde Panamá.
Yo adoro a los osos. En el pubis y axilas sólo un rebajado. Mi segundo amor fue así. “Flaca” me bautizó la noche que nos conocimos. Un hombre común que rezumaba masculinidad. Los vellos en su pecho hacían una T exquisita que enredé en mi boca cuanto me dio la gana y él...tranquilito.
Cuando regresaba de eso viajes navales, nada de sentirme ofendida cuando me llevaba del puerto al cuarto, que remilgos ni tonterías yo también ardía de ganas. Después, serena en sus brazos hablábamos de su viaje, de nosotros, de la casa que construiríamos, de los hijos que tendríamos. Él acariciaba mi espalda yo su pecho velludo. Me excitaba su olor, inventé caricias sólo para restregarme con sus vellos...a horcajadas sobre su pecho le gustaba mucho a él. Al bañarnos, el sexo era de añadidura…yo quería escurrirlo. Observé que se aplicaba desodorante en el pecho…mmm…de allí ese olor a macho que me complicaba, se complicó más cuando nos enamoramos. Pero no estábamos destinados.
Endiablado hombre de veras te amé. Con tu personalidad forjada que nunca fundí ¿o sí?
¿Pensarás alguna vez en mí?.

Alma dijo...

a mi me gustan peluditos, como un osito, me gusta jugar con mi dedo sobre su pecho, como alguien dijo cuestión de gustos, marche un peludito para mí plissssssssssss!

Jesi dijo...

jajajaja, muy bueno, pelos no por favor, soy de las tuyas.

Antonio dijo...

mali, usted siempre saca temas espinosos, digo por lo del bosque.

Susana dijo...

digamos que yo estoy en un punto medio, los muy lampiños no me gustan tanto, algún pelito por ahí que marque masculinidad, me cae muy bien.claro, que con los pocos hombres que andan por ahí, a la hora de los bifes no me pongo para nada exigente, jajajaa

sabri dijo...

hola mali! se que no tiene nada que ver, con tu post, pero queria preguntarte,para vos, que significa rechazar un beso?.

yo los prefiero peladitos :)!

besos!

MALiZiA dijo...

que te rechacen un beso, o que rechaces vos??? hay diferencia eh!

sabri dijo...

ambas! si te rechazan que harias y si rechazas, por que lo harias?
besos!

Franco dijo...

ana, guapa, yo si quede pensando en tu delicioso comment.
yo soy peludo y al asunto es ke depende de la chika con la esté si a ella le gusta me los dejo sino abajo.
es cierto lo ke dijo la chika panameña añgunas mujeres les gusta sobarte y olerte los pelos del pecho yo tuve una así y era una ricura estar con ella.
papa cuando me ve depilado me pregunta si no estara aflorando mi lado cabro él es de la vieja escsuela.
a mi me gusta mi chka depilada sorry sin excepción

Calo dijo...

Pues mejor rasuradito..no es el tamaño igual con pelos o sin ellos es el mismo pito, pero pro estetica, por higiene y por calor mejor talados...

MALiZiA dijo...

Sí, claro que el tamaño es el mismo... es sólo ilusión óptica. jajajaja.

MALiZiA dijo...

las veces que rechacé un beso, fue porque no tenía ganas de besar a la persona,
creo que una da señales como para qué si te dan un beso, se den cuenta que lo querés, no? ni hablar de los tipos borrachos que te quieren besar en cualquier disco... a esos directamente los empujo, jajaja.
no sé al revés que me rechacen, mmmm por suerte no fue nunca, pero también porque cuando di un beso, y muchas veces lo hice yo, fue porque sabía que no me iban a rechazar.

La primera lectura de un rechazo se tomaría como que no hay onda... no? claro, que a veces hasta las lecturas más básicas pueden fallar.

sabri. dijo...

estoy de acuerdo con vos, igual, me parece que a veces cuando rechazamos a alguien, ese que esta del otro lado se siente vacio, o frustrado, por no poder llegarle a la otra persona, en fin, esto del amor es complicado, pero es hermoso en fin!

gracias por tu reflexion, besitos, te leo siempre! :)

carla dijo...

buenísimo tu blog, recién te encontré y me leí como 20 post, mañana sigo, me siento súper identificada, qué bueno que llegó a mi.
saludos, ah! yo prefiero lampiños!!!!!!!!!!

Edith dijo...

maliiiiiii sos una capa total, me encantan tus post. me reí con una compañera que no podiamos parar, imaginando el bosque que no deja ver el tronco, jajajajaja.
besitos linda.

Alma dijo...

muy buenas tus reflexiones sobre el rechazo y el beso, la verdad que hay que captar las señales, lo único que puede justificar lanzarse al vacío sin seguridad es estar totalmente alcoholizada... ahí ni te das cuenta de lo que hacés.

Josefina dijo...

sin pelos por favoooooooooooooor, odió que dején pelos en la bañera!!!

Your_Little_Cupcake dijo...

q divertida tu historia con el Boscoso y el lampinno hahahhah me muero de risa amiga!

Anónimo dijo...

mali genia capa y todo eso te quedan chico la verdad me encantan tus post te conoci en EL ARGENTINO y no puedo dejar de leer tus post....aaaa y mi gordo es un oso tambien y me encanta... ojoooo tambien los tuve talados pero es sierto a la hora de comer bifes una no se pone exigente... o por lo menos yo noooo....

MALiZiA dijo...

gracias, me da mucha alegría que gente que me lee los miércoles en El Argentino, se dé una vuelta por aquí, donde me explayo con más tiempito, por cuesitones de espacio, obvio...
beso grande!