El jeropa online

Tengo una especial aversión por las camaritas Web. Porque más allá de ser lindo o feo, siempre se sale mal. Ese delay , esa figura que se mueve torpemente… No me gusta, ni me va a gustar por más que surjan modelos súper espectaculares. Bueno, tampoco me gusta como salgo en las fotos. Debe ser una extensión de lo mismo. Pero, este post no tiene que ver con las bondades o no de la cámara, sino con lo que genera en algunos hombres, que sin ella serían totalmente diferentes. Es como que la camarita enciende el gen “jeropa”, o para decirlo con propiedad: el gen onanista. A veces prender la cámara, o aceptar el pedido de video llamada de parte de un señor del chat es un camino de ida hacia el reino de Onán. ¡Ay, no soporto a los pajeros del ciberespacio! Me dan la misma sensación de los exhibicionistas que me cruzaba cuando iba caminando a la escuela. Tocándose enérgicamente frente a las chicas, que lo único que podíamos hacer era correr sin mirar. Algo parecido me pasa con los que están acechando cualquier situación en el chat, para practicar su onanismo virtual. Claro, que por suerte esta vez no tengo que correr. Hay una especie de chateador que sólo quiere llegar al momento en que una conversación cambia de rumbo. O él se encarga de cambiarle el rumbo hacia el terreno sexual, hable de lo que se hable. Ya sea del clima, del accidente en que murieron varios, de la subida del precio del atún, o del Tsunami de Japón, él se las rebusca para que la palabra “sexo” aparezca en la conversación. Y si se le da pie, todo termina con su erección, o supuesta erección, que obviamente describe y explica con lujo de detalles. A mí me encanta romperle la trama que va directa a su mente pajera, con preguntas que aniquilan el clima, es decir… hacerme la pelotuda, como que no caigo en esa red de pasadizos secretos, en los que él quiere conducirme. Y seguir como si no me dijera nada de contenido erótico. Ya lo veo venir, y me preparo. No siempre arranca con la pregunta clásica, la que abre el catálago libidinoso: ”¿qué tenés puesto?”. Aunque, por lo general, su dialéctica suele ser bastante primaria. A una pregunta básica tal “ ¿cómo fue tu día?”, la respuesta puede ser: “ bien pero me falta el sexo, bien pero poco sexo, con sexo estaría mejor”. Si le habilitás la cámara, en tres segundos te pide que quiere ver piel, o porque no te sacas esto o lo otro. A una afirmación, como “me gustaría verte desnuda”, la repuesta puede ser, “che, cómo salió Boca hoy”. Pero, no se crean que esto alcanza, él siempre retoma, es un remador incansable dentro del río Sexo. Para él el dicho sería: “todos los caminos conducen al sexo”. Me di cuenta de que cuánto más aburrido, controlado, o atado, o bien todo eso junto, esté un hombre en una relación, si chatea con una mujer - que no sea la suya, claro- se convierte en el pajero más grande del universo. ¿Será que tiene sólo ese espacio para descargar su libido, o será que necesita recargarla para luego cumplir con sus funciones de amante esposo/novio? Respuestas que a esta altura, ni me interesa responder porque cuando un hombre entra por motu propio en la categoría de “pajerto” sale para siempre de mis contactos. Muerte virtual. Y juro que jamás se me ocurre resucitarlos. *

10 comentarios:

Micaela dijo...

buenisimo post !
tenes toda la razon mujer cuanta razon a mi tambien me tienen re podrida los pajerdis, imposible que un dia que entres a la web no toparte con alguno de ellos, hoy en dia no se puede entrar a ningun chat a conversar tranqui porque ya te llenan de mensajes pidiendo cam INSOPORTABLES jaja
pero bueno, pasa en la vida real como no iba a pasar aca? :S
muy bueno tu blog
te leo .
saludos!

Cristibel dijo...

Buajajajajaja!!!! ¿Y es que para qué virtual si puede ser real?

Cristibel dijo...

Buajajajajaja!!!! ¿Y es que para qué virtual si puede ser real?

Vicent dijo...

Une este post con el anterior e imaginate que el tio palma delante de ti via webcam dandole al manubrio, eso si que seria un culebron de los buenos, jajajaja.

Besos primaverales desde la madre patria

Anónimo dijo...

Hola, Mali. Hace tiempo que leo tu blog, en ocasiones es muy divertido. Hay veces que no sé si es todo un gran culebrón -lo cual no sería decepcionante en absoluto, porque demostraría tu gran habilidad en construir relatos y personajes atractivos- o si tenés la rara habilidad de toparte con hechos, seres insólitos y relaciones insólitas.
Es la primera vez que te escribo. Soy hombre, 31 años.
En fin, tengo una reflexión respecto de tu post, y la comparto con vos.
Es notable que con la vida social agitada que describís habitualmente, entres a los chats. Y más aún que te escandalices respecto del comportamiento de los hombres del chat, algo harto conocido por todos los que alguna vez han entrado en uno. Cuando una conversación va para ese lado, no parece que cortes la charla inmediatamente -algo que haría cualquier persona que no tiene ganas de leer lo que un "pajero" tiene para decir-, sino que la seguís para ver qué boludez o barbaridad te va a preguntar o decir. Me sorprende también que ingenuamente creas que si se enciende una webcam de uno u otro lado, la situación no vaya a derivar en algo más.
A riesgo de ganarme tu odio y el de muchos comentaristas/seguidores, me da la sensación de que hay un componente de histeria en vos cuando entrás en un chat; ni hablar cuando hay una webcam involucrada. Es como pretender que no te miren el escote si te ponés algo que transparenta.
Creo que hubiese sido diferente tu post en otro contexto, por ejemplo, si te preguntaras por qué entrás en un chat; como dice alguien por allá arriba qué necesidad tenés de entrar en un chat si tenés lo real (y de sobra). Te sugiero un título y todo:
Contacto virtual, la última frontera.
Bueno, hasta aquí. No sé si volveré a escribirte, pero te deseo unas aventuras alucinantes con posts al tono.
Yo.

MALiZiA dijo...

Hola Chicos, hola anónimo, que el tipo palmedelante de la web cam,por Dios me hiciste largar la carcajada.
Y Anónimo, nadie se tiene que ofender por que expreses lo que sentís, siempre que sea con respeto como lo hiciste.
Puede ser que yo me pregunte, por qué entro al chat. No es que lo haga todos los días, y si... puede ser que lo haga cuando estoy aburrida. Histeria? No soy una mina histérica, lo seré en el chat? MMMmmm no creo, tampoco me escandalizo, me da bronca,es cierto que con un chau... o con desconectarlo ya estaría, debe ser un poco de maldad (no soy tan buenita), seguirle el jueguito a ver adónde llega. Igual, como dije eso ocurre una sola vez porque luego lo bajo de un plumazo.
Como ves tu comment me hizo reflexionar, bienvenido sea.
beso a todos!!!!

agustina dijo...

amo leerte mali! besos

Edith dijo...

Mali, es cierto! hay muchos de esos en el chat. Pero, si no les das bolas se van solitos.
Beso grande.

Alf dijo...

La camarita web no tiene nada de malo, incluso con perfectas desconocidas se puede chatear bien y bueno a lo otro se llega natural, si es forzado o intencionado se nota al toque. entonces en ese momento se corta y ya; no te hagas paltas, pero si es que llegas hasta mas alla de las fronteras es por que tu tambien lo deseas. Haciendo una analogia, conozco una chica que tiene unas bubis de campeonato, unos melones de antologia y se nota que todavia no han sido trajinados y encima la muy desgraciada se pone unos escotes que es imposible que al mas santo de los santos no se le pierda la vista. "Digo yo", ella no esta jugando con nosotros lo mismo que tu con la camarita webb???

Anónimo dijo...

Mira, eso de "castigar" a los hombres de jeropas.. Las mujeres no.. para nada.. por dios!! ellas amor... vamos vamos.
Me pregunto.. tanta pelis de lesbi.. dirigidas todas a jeropas y lesbis??? Las que mas miran pelis de lesbis... son las propias y morbosas y reprimidas mujeres. No contesten si poner numeros... Las mujeres... solo sexo por amor... Nada de autosexo..nada de fantasias lesbicas... nooooo! jajaaa que caraduras!!!!!!!!!!!!