Decime lo que te gusta

Estoy sola. ¡Qué novedad! Entonces me pongo a pensar boludeces, o cosas del pasado, más especifícamente en hombres de mi pasado, que cada vez parece más lejano. Será como una memoria emotiva, para ver si el universo recibe la ondas y algo pasa...
Esta vez me puse a pensar las manías de los hombres cuando hacen el amor, por lo menos los que me tocaron a mí. Y la verdad que el panorama es grande. Ahora que hace tiempo que no estoy íntimamente conectada con uno, me parece más raro todavía lo que quieren que haga mis parejas ocasionales.
J sólo quería que le diga cosas sucias, malas palabras, cosas lascivas, más que lascivas, ya no se me ocurría nada que calentara su mente, y un día le dije: “búscate un diccionario de malas palabras"... y no quise terminar la frase con una grosería, para que no se calentara y se fuera de una vez por todas.
Hubo pedido de que me haga trenzas, me ponga una pollera kilt, o dulce de leche, y etcétera, etcétera. Pero hay algo que me molesta mucho, mucho, mucho. Y es como le digo yo, el informe sexteorológico.
P, otro de los hombres que pasó ( y se quedó varios días) por mi cama, requería en cada momento que le diera un parte de mis sensaciones, y eso no me permitía concentrarme en ellas, por lo tanto lejos estaba de tener un orgasmo. ¿Te gusta? Decime que te gusta, decímelo. Esto está bien, así te gusta, décime lo que te gusta.
¡Socorro! No puedo conectarme, me distraigo, y no soy una sexmachine.
¡Sí me gusta, me gusta pero no voy a acabar más así, déjame en paz, callate!
¿Por qué a todos, o casi todos, les preocupa tanto si me gusta lo que están haciendo, o si me gusta su pene, o si me gusta como besa, o... ?
Serán los libros, o los artículos de las revistas, o los programas nuevos que les metieron en su cabeza que no sólo deben ser ellos los que gocen.
Además, qué respuesta puede tener la pregunta: ¿Yo soy el mejor? Justo, en ese momento...
¿Qué le puedo contestar?. Y no mirá... a ver dejame pensar... me acuerdo que fulano era... ay, si y mengano si me acuerdo... ¿De qué estabamos hablando?
Si no me acuerdo ni cómo me llamo... ¡Si sos el mejor y el que la tiene más grande! Aunque de un ñoqui se trate, qué otra respuesta se puede dar. O sino un silencio que otorga, o un mmmmmm que piense lo que quiere. Mmmmmmm..... puede ser : maravilloso...... o mmmmm será un mmmm me quiero ir.
Hombres... no pregunten tanto y usen su instinto. Si estoy gimiendo y retorciéndome de placer, algo me debe gustar, no interrumpan eso con una pregunta que sólo puede tener una sola respuesta interior: déjame en paz, sólo quiero sentir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

TENÈS TODA LA RAZON DEL MUNDO, A MI ME PASA IGUAL, PERO NUNCA LES DOY EL GUSTO DE DECIRLES COSAS LINDAS, QUE SE CREEN? ADEMAS SIEMPRE VUELVEN A CAER COMO MOSCAS A LA MIEL, JA,JA,JA,JA
HABRA QUE AGUANTARLOS ASI NOMÀS.
CARLA

Anónimo dijo...

Par de yeguas solitarias, si
les preguntamos que les gusta es
porque nos interesamos por ustedes. Dejen de ser tan solteronas y feministas y de
ver al tipo que se acuesta con
ustedes como un enemigo.

Melissa dijo...

Cierto! me llamaras feminista pero... los hombres muchas veces dejan mucho que desear (y no solo en la cama)
bye!