El que apunta alto

Por qué algunos hombres intentan salir con mujeres que jamás, de lo jamases, repito: jamás de los jamases, o sea “nunca” le darían bola. Son una especie que conjuga el espíritu de un Casanova con el de un verdadero kamikaze. Se creen capaces de destruir mitos a pulmón, por supuesto con la ausencia total de abultada billetera, con una estrategia que causaría risas aún en el más avezado conquistador.
Nosotras las mujeres, y brujas, sí, porque en eso nos calza a la perfección el maligno adjetivo, lo miramos actuar y esperamos que un día se dé cuenta de su despropósito pero no, él sigue, y sigue, no afloja en su accionar.
Así, son los tipos que apuntan muy alto, cuya personalidad podría cuadrarse dentro de la categoría loser. Y no sólo por perdedores, hay más de un rasgo que los define: aburridos, sin gracia, sin ninguna pimienta, menos conversación interesante. Son tipos que están solos, irremediablemente solos. También en la categoría de El que apunta muy alto están los del tipo freak, raros, y nada encendidos, los que los mirás y te preguntás qué le pasa, los que jamás podrás descifrar porque su mente es un misterio para lo que lo rodean, son los que reúnen el comentario general de “éste viene y un día nos mata a todos”.
Lo que marca la especie de Los que apuntan alto -tanto sean loser, freaks o la combinación de ambos- es que siempre aspiran a ganarse a la mejor chica de su trabajo o aledaños, a la recepcionista por la que mueren todos, al minón infernal de promotora, que lo mira como si ella midiera 1.90 y el fuera enano. Aunque sea todo lo contrario.
Pero él sigue con esa actitud desafiante, desafiante para dentro, tampoco eso de andar llevándose el mundo por delante, intentando por todos los medios de conseguir algo, una sonrisa un día, un gesto amable otro, lo que jamás conseguirá es que la chica en cuestión salga con él ni siquiera a tomar agua del dispenser del pasillo de la recepción.
A veces me dan pena estos caballeros de la conquista con todo para perder, pero que avanzan igual, pero otras veces pienso, no será que tienen la autoestima súper elevada, que se creen capaces de lograrlo, que no evalúan que esas chicas sólo salen con otro tipo de hombre. Otros tipos de hombres. Otros.
Conocí uno que le llevaba alfajores integrales a la recepcionista, iba un día, el siguiente, así toda la semana, a veces los alternaba con caramelos de menta de esos transparentes. Mientras al bombón que atendía los teléfonos la surtía, no exactamente de golosinas, el jefe del primer piso. Y él como si nada, seguía en la suya, porque conseguir a la chica "sólo era cuestión de tiempo". Un tiempo en el que no existe para nada la realidad, sino los sueños. Por eso este post se lo dedico a él, que sigue comprando alfajorcitos para dejar en algún escritorio de alguna recepción de esta ciudad.

Pic: Chococat

35 comentarios:

amandastein dijo...

Eso...¿qué pensarán, no?
Un beso

Julia dijo...

y lo peor es que te espantan a los candidatos que valen la pena!!!

Lilith dijo...

Pobrecillos, lo malo es que tienen taaan elevada su autoestima que no desisten rápido... y eso da pena ajena.

Pandora dijo...

Ay Mali, y qué me dices de aquellos que a pesar de ser feoooos y nada interesantes, andan esperando y en búsqueda de la mujer perfecta!..

llegosaturno dijo...

no vengo a defender al género masculino aquí. primero, porque soy el menos indicado (no soy muy machista que digamos)y segundo porque lo que reflejás en el post es muy real: conozco flacos así. pero, bueno, también chicas así: que se creen nosequé y no tienen ni charla interesante ni nada, nomás su tintura, su pilates y su nada más. gente que da tristeza hay en todos lados. saludos!

MALiZiA dijo...

llegosaturno, toda la razón, y prometo escribir un post acerca de esa especie de chica que decís.

Agustina R. dijo...

Es como si no pudieran aceptar de ninguna manera que esa persona nunca en la vida les va a dar bola.
"No hay peor ciego que el que no quiere ver"

Crystal dijo...

Tu los has descripto perfectamente, y encima aspiran a eso desde jovenes.
Tú no imaginaras,a mis 16 años,cuantos de estos tuve que rajar de mi lado?
Con cariños,Crystal.

Susana dijo...

si conozco uno que otro, y uno era compañero de trabajo, a mi me dan penita, es como que los ves y decís pero si la otra ni le da bola, tal cual como locontás, y me reí mucho con eso de que "un día viene y nos mata a todos", porque nosotros lo decíamos siempre, era un chico súper callado.
Qué pasará por su mente? nunca lo sabremos!

La solitaria dijo...

Uf conozco un par de esos, y creo que la gente les termina perdiendo el respeto, pobres.

Misa dijo...

Interesante tu post. Justamente estaba a punto de escribir algo como ello, pero prefiero comentar el tuyo.
Los hombres son seres raros, medio masoquistas, medio imbeciles. Pero tampoco hay que negarles que tienen la valentia de un protagonista de pelicula de terror cuando debe enfrentar a los zombies.

soyamarga dijo...

Pateticos. Pero que envidia despierta aquel que despues de meses de parsimoniosas humillaciones tienen a la dama rendida a sus pies.

Anónimo dijo...

Mmm no se si entendí bien el estereotipo...
A ver, yo salí con uno durante cierto tiempo que siendo el bajito, medio feo, medio irritable y con una lengua que muchas veces se le enroscaba para hablar, decia que todas las minas le tiraban los tiros. Si le mencionaba alguna dama del trabajo, vecina, conocida, la anciana de la esquina, el sémpre tenia la anecdota para contar donde ellas lo buscaban con deseo desenfrenado. No una, todas las minas.
Digamos que una no es Pampita... pero el claramente era el "Antigalan" (apreciable tanto en lo visual como en lo auditivo). De todas formas el estaba convencido que era iresistible para todas las mujeres. El último día que nos vimos me dijo:
- Zara borra mi número de celular de tu teléfono, se como es esto, en unos días vas a querer llamarme y no quiero hacerte sufir.
jajaj
Beso!
Zara

asi que bueno... dijo...

ni te digo lo que es, si por ser tan divino y buena onda, te termina ganando y después es el freak/loser el que te dice a vos "Yo no quiero una relación formal..." HORROR.

Anónimo dijo...

malizia, te estoy analizando...

MALiZiA dijo...

ay, qué horror, cómo saldré en el análisis?

Edith dijo...

jajaja, me imagine el pobre alfajor integral en el escritorio de una voluminosa recepcionista, con mechitas, jajajaj, no sé por qué...
muy bueno!

Luciana dijo...

por Dios, yo no le daría bola a un tipo así no por lástima. Naaaaa...

Alma dijo...

si, en mi laburo había uno así, tal cual como lo describís, y encima la recepcionista era una boluda, que ningún ser más o menos inteligente se hubiera fijado en ella, claro que era linda, eso sí... pero con un cumpleaños feliz en la cabeza.

Louve de France dijo...

a estos en mi pueblo se les conoce como galán de balneario.

http://louvedefrance.blogspot.com/2009/06/galanes-de-balneario.html

Anónimo dijo...

TU BLOG ME PARECE SUMAMENTE PEDANTE Y PATETICO SOLO HACE VER A LAS MUJERES COMO SERES IDIOTAS E ARTICULADOS CUAL EXISTENCIA ES EL PURO INTERES DE LO QUE HACEN O DEJAN DE HACER LOS HOMBRES REALMENTE MUY POBRE Y TRISTE Y COINCIDO CON FEIMAN CUALQUIER PELOTUDO/A TIENE UN BLOG!

MALiZiA dijo...

Anónimo, (¿serás hombre o mujer?)

Pero así como cualquier "pelotudo" puede tener un blog, como decís vos parafraseando a Feinmann, también en este lugar cada uno tiene derecho de decir lo que piensa, siente, desea, etcétera, etcétera, y no está en mí hacer que cambien de opinión.
Vos seguirás pensando eso, y yo no compartiendo para nada lo que ponés. Y ahí vamos los dos por la vida.
Saludos.

Etereo Desliz dijo...

ahhh por lo que observo todas las mujeres sin importar que seamos una belleza o la gorda mas fea, tuvimos alguna vez en la vida algun enamorado de esos que insisten ciegamente para ir al fracaso una y otra vez...
El mío la verdad que no es feao ni poco interesante, pero tiene un "algo" que me irrita y no me gusta y empeora cuando cada vez que le digo sin rodeos que no es mi tipo, que tengo novio (lo cual es mentira) se pone todo tristonio y al rato insiste en que salgamos igual "como amigos"...onda, siento que está especulando para agarrarme en uno de esos dias vulnerables en los cuales tengo la autoestima baja/un flaco me deja, etc, lo cual me saca de quicio el doble.
Saludos!

Mariana dijo...

yo pienso que no tiene nada que ver, eh visto cada desastre con parejas ideales.
Y al reves tambien, minas que se creen todo como para decirle que no a un "pobre tipo" y pretender estar formalmente con ese que las boludea y boludea y no formaliza. Esas tambien son unas pobres minas y hay un monton.

Besos!

Lu dijo...

Malizia...hace poco empece a leerte, pero ya me estoy poniendo al dia con tus historias (me puse a leer desde el 2004 mas o menos! jaja)
estoy ansiosa esperando tus actualizaciones...lo charlamos con una amiga, con cuantas cosas nos sentimos identificadas!
Me gusto mucho conocer tu blog. . .gracias por la experiencia compartida
Besos

Diego dijo...

Ok... ¿Te cuento un secretito sobre la mente masculina?

(I shouldn't be saying this)

Querer cagar más alto que el culo no es idiotez, ni soberbia, ni una disociación de la realidad.

Es liso, llano y purísimo espíritu autodestructivo. Es masoquismo en sus estado más prístino, más patológico, más pedorro.

El tipo que apunta a minas que están fuera de su liga busca ser rechazado, busca ser lastimado, busca ese desprecio victimizante que luego lo hará centro de conversaciones en la línea de "qué mala leche que tiene el Tito con las minas, nadie le da pelota".

Y en el fondo, lo disfruta soberanamente.

MALiZiA dijo...

Diego,
te agradezco tu análisis, es muy cierto lo que decís, y pienso que algo parecido pasa con las minitas que siempre se enganchan con hachedepé... pura autodestrucción, tenés razón.
beso.

Diego dijo...

¡WOW!

Sos la primera mina en MESES que me da la razón ;)

laqua dijo...

Ay, dear... yo me sentí identificada con el post, pero no desde el lugar de la recepcionista, sino del lugar del pobre tipo que lleva los alfajorcitos!
Nunca fui una divina, pero por esas cosas que uno tiene, siempre me gustaron los divinos. Y bué, ahí estaba yo, tipo perro callejero que espera una migaja.
Anyway, la moraleja de la historia es que de vez en cuando los dioses se apiadan de los que perseveramos y conseguimos que los divinos nos den bola =)

Carlos dijo...

sí, sí, conozco a uno que era igualito, muy buen post!

Juan dijo...

"Y al reves tambien, minas que se creen todo como para decirle que no a un "pobre tipo" y pretender estar formalmente con ese que las boludea y boludea y no formaliza. Esas tambien son unas pobres minas y hay un monton." <-- Malizia?

Por otro lado, no existe tal estereotipo. Todos queremos a alguien lindo al lado, pero no todos tenemos lo que les gusta a esa que apuntamos. Pero como saber si no se prueba? Y si se prueba y se falla, como saber que en la proxima, esa mina linda va conocernos un poco mas y le vamos a gustar?

El estereotipo que si existe (y que me gustaria que se deponga) es el de que el hombre busca a la mujer directamente, y ella busca indirectamente. Podriamos cambiar un poco para variar... pero claro, las mujeres lindas estan sobrevaloradas por la sociedad, y como todo, es oferta y demanda.

Zeithgeist dijo...

Hya giles para todo.
A LA HOGUERA CON SUS CULOS!!

Anónimo dijo...

la culpa la tienen las películas y las telenovelas que nos hacen creer que siempre, con tiempo y varios capítulos, uno siempre termina enganchando a la jefa que se parte de buena!!!!

jijijijijij

pd: me prendi con este blog por la exelencia y la pluma plasmada

BIODIESEL COLOMBIA dijo...

Apagar el juez, mirarse para adentro e intentar construir su propio camino.Me inscribi a qui para despertar, no para entretenerme!

Joaco dijo...

Para mi el error de esos hombres no es solo encarar fuera de su alcance sino el "modo como las encaran"... porque el comportamiento que describis las hace percibir que el tipo está por debajo de ellas (sea lindo o feo) en consecuencia no le interesa.

Son los que yo llamo PAGAFANTAS... porque le pagan la fanta y se escuchan los dramas de la chica sober el ex que ya no le da bola, haciendose los amigos para poder estar cerca y nunca concretan. A la mayoría de las mujeres les encanta tener pagafantas, hombres satélites que les levanten el ego... así que no se quejen tanto.