Los aparecidos

"Las casualidades no existen", dicen algunos. Y ahí empiezan a tirar el término “causalidad”. Ya sea causalmente o casualmente, lo cierto es que en la última semana sucedieron dos cosas que me hicieron pensar en varias reglas del universo. O por lo menos en eso de que cada tanto aparece un muerto vivo en mi vida.
¿Por qué los hombres suelen aparecer luego de años de estar enterrados en el cementerio de las historias pasadas y pisadas? ¿Las mujeres somos más de cerrar para siempre una relación?
No me van a creer, pero en el lapso de 24 horas aparecieron dos tipos en mi vida, que habían estado conmigo hace 10 años. ¡Una década sin saber de ellos! Y aún más, ¡una década sin pensar en ellos! Porque como les decía lo pasado pisado, y hasta veces enterrado, y de golpe vuelven a vivir como por arte de magia, que este caso más tiene que ver con la tecnología.
Uno dio conmigo por el inefable Facebook, la red social más chismosa que existe, la verdad que yo no interactúo mucho, la tengo por trabajo, por mis contactos profesionales. A veces escribo algo, pero no soy de esas que entran a ver cómo están sus compañeros de la secundaria, o se ven todas las fotos que cuelgan sus amigos y no tanto. Esos que analizan qué tiene puesto, cuánto engordó, si su novio es lindo o feo, o dónde va a vacacionar. Hay gente que vive su vida a través de la vida de otros por Facebook. Sí es verdad. Yo no.
El tipo que apareció era el que salí un tiempo, el impotente se acuerdan, el que terminó diciéndome que con su mujer se le paraba y conmigo no. Qué hijueputez (como dice mi amigo colombiano). Seguro me buscó, vio mi foto y me mandó un mensaje preguntándome si era yo la chica que tenía tal auto y que había salido con él que vivía en tal lugar. "Sos muy parecida", me decía. De la impotencia ni mú. ¿Qué le habrá disparado la búsqueda?
El otro que dio muestras de vida también fue uno con él que no tuve un sexo bárbaro, y que también confesó hacerlo mejor con su mujer. Sí, era un tipo casado. Ahora resulta que me localizó y me dice: “Nos debemos una charla vos y yo”. ¿Cómo se puede charlar luego de 10 años que pasó algo? ¿Los temas no vencen como las multas sin pagar a los ten years? Con uno no cogí, con el otro más o menos, o sea que el recuerdo del buen sexo no fue el disparador de su búsqueda.
-Boluda, debe ser que quieren saldar la asignatura pendiente, ¡vos te merecías una buena cogida, con lo gauchita que sos! – me grita Mona cuando le cuento la aparición de estos dos- ¡Busca en la lista cuándo fue que curtiste con esos tipos!
Me subo a un banquito para alcanzar la agenda con tapas de cuero negro, que se resguarda entre los libros de mi biblioteca. Allí parapetada entre las hojas con anotaciones escritas hace una década aparece la lista de mis amantes. Y aparece el nombre de los dos. Uno debajo del otro, en el mismo año con diferencia de un mes. Fue el año de la efervescencia vaginal. ¡Increíble! Volvieron a mi vida en el mismo orden que pasaron por mi cama, una pasada que no quedó como gloriosa, pero sí para la historia. La historia de mi vida.
La verdad verdadera, le contesté a los dos (no puedo con mi genio). Y mientras les contaba en una palabra: "vivir" la pregunta sobre qué hice durante estos años, me quedé pensando, si en este caso habría que pensar en casualidad, causalidad o simplemente en un ir y venir del tiempo.

11 comentarios:

8patas dijo...

Las casualidades no existen. Te buscaron y te encontraron. Tal vez se pusieron de acuerdo ¿Puede ser????

Guille Longhi dijo...

Contestar es solo generar que te sigan hablando.

Y sí las mujeres cierran mejor las cosas.

Akina KIO dijo...

Lo más importante es que todavía esten buenos...

Susana dijo...

jajajaj, a mi también de vez en cuando sale alguno de su tumba, pero queda ahí...
beso mali.

MALiZiA dijo...

sí claro que me buscaron, y no pudieron ponerse de acuerdo porque ni se conocen.
ahí está lo insólito.
Pasaron 10 años, yo seguiré estándo tan buena, too.
snifffffffffffff

MALiZiA dijo...

ya lo sé que contestar es eso... me tengo que morder la lengua, o cortar los dedos....no?

Clarita dijo...

siempre aparece un perdido por ahí, los tipos tienen esa costumbre vaya a saber qué les pasa por la cabeza, llamar así como asi luego de tanto tiempo, no?

Luchi dijo...

jajjaja, muy bueno, te volvieron a hablar?

Edith dijo...

siempre cae algún perdido de la dimensión desconocida, jajjaja, tienen una cara a toda prueba. más con lo casos que contás vos.

Nelly dijo...

Siiiiiii vuelven asi es!!!!! Salen de pronto como de una neblina, son reales, y vuelven de la misma manera pelotuda que alguna vez entraron a la vida de una. Y se van.... tal cual vinieron porque en realidad o no los reconocemos o los reconocemos tan bien que ya quedaron atrás en nuestra evolución. Y que me perdonen pero hay muy pocas excepciones a la regla. Una se queda pensando.... y este infeliz creyó que íbamos a entrar en más de lo mismo? Nahhhh
Bueno tal veaz lo mio suene rencoroso, pero es la experiencia de vida. Hay excepciones, pero se vuelven con otra. jajajjajajja Mejor reir. Nosotras hacemos duelo. Ellos hacen disparada a otro techito. Eso pienso, y para vivir un duelo, hay que tener cojones. Como diría mi amigo catalán, pero vale, como sangras por la herida, pero no amigo, asi es, la experiencia me lo certifica día a día.... somos más resilientes, evolucionamos a fuerza de chocarnos contra la pared y volver a empezar. Asi es, tal vez sea la capacidad biológica, o simplemente somos mejores amantes.

Your_Little_Cupcake dijo...

no hay nada casual alli, fue intencionada la busqueda. La motivacion.. desde una calentada mediocre (en ellos) hasta la fantasia de loq no lograron hacer. Creo honestamente q quieren reivindicarse consigo mismos a traves de ti.

besotes

YLC