Lenguaje público

Esto no lo inventé yo. Ni tampoco llegué a estas conclusiones. Sólo me limito a reproducir, lo que una vez escuché en una charla catedrática y que me llamó la atención. Ahora, no recuerdo el nombre del profesor mexicano que enunció esta inquietud:
-¿Por qué los argentinos usan tanto la palabra orto -léase culo- para significar muchas cosas, algunas totalmente opuestas?
Allí comenzó a hacer una lista de usos que llevaba registrados para su informe. Es asombroso como un vocablo del lunfardo, de los compadritos de Buenos Aires se usa tanto en la charla cotidiana. Bien viene al caso mencionarlos.
“Me fue para el orto” o "me fue para el culo", se usa para decir que le fue mal. Pero a su vez "qué orto tiene”, se entiende por alguien con mucha suerte, también se suele decir “qué culo”, o “ése tiene un culo”, en el mismo sentido. O sea, que es usado tanto para indicar el buen sino o el infortunio.
“Me rompieron el orto”, suele pronunciare cuando te engañaron, te mintieron, o cagaron y es muy común escuchar chistes hablando de cómo los gobernantes nos la metieron por la parte anatómica en cuestión y sin nuestro consentimiento.
Pero todo no se limita a cuestiones de buena o mala estrella, o engaños. También se usa para significar distancias, o condiciones meteorológicas. “En la loma del orto”, cuando es muy lejos, como si el orto tuviera loma -salvo por las nalgas-, pero en fin los dichos populares nacen y se propagan, y seguro alguna explicación habrá. También “no se ve un culo”, por no se ve nada, o “hace un frío del orto”, para indicar las bajas temperaturas reinantes.
“Cara de orto”, se suele mencionar cuando una persona está enojada, o con mala cara. También se usa mucho el “cara de culo”, para lo mismo. Y si de esa parte se trata, por obvia relación se usa “andar a los pedos”, por correr o andar apurado; y “andar al pedo” como ir por la vida sin un objetivo claro.
Culo, orto, lunfardo, modismos, idiosincrasia nacional, mal hablados ... no sé, pero el catedrático dio la charla muy serio en un anfiteatro lleno de argentinos y le importó un culo de todo.

25 comentarios:

loca_como_tu_madre dijo...

Un maestro el catedrático jajajaa!! Yo agregaría, cuando te importa dos pedos, lo que piense la gente...

Besos Mali!

Miss Pink dijo...

jajaj el viejo del orto ese tiene razon jajaja
usamos mucho eso es verdad, y no solo en bs as claro esta

marabiya dijo...

Buenas mali!! jajaja, muy bueno tu post y es cierto lo que decis, los argentinos somos como un poco mal hablados y esa es nuestra idiosincracia, te diria que en otros países cae un poco mal pero despues les resulta simpatico. Un amigo chileno me decía que una de las cosas que mas le gustan es escuchar a un argentino putear!!! ja! nunca lo pense, pero despues preste atención y es cierto somos muy cómicos.
Bueno aca no es ni orto, ni culo si no, como buena mendocina es POTO. besos para todos.

Todesengel dijo...

Volando llegue hasta aca, la verdad es que muy buen blog es este, y con respecto al post correspondiente, por estos "pagos" tambien suele llamarsele, ademas de orto o culo, ojete, vale decir: "Hace un frio ojetudo", "que ojete" y demas cosas.
En fin, me despido sin mas que decir...

JuanO dijo...

Si no me equivoco, el profesor mejicano es Fernando Buen Abad Dominguez, un grande. La ultima vez que lo vi me habia comentado que pensaba traducir a libro su teoría sobre los argentinos y los ortos.

Lolita dijo...

leí este blog a los pedos y mi día fue como el culo, y ahora tengo un asado en la loma del orto y me dan ganas de rascarme el orto; Mali ¿No tenías un pedo que hacer que escribiste este blog?????? Ja, ja ,ja me divierte. En latinoamérica dicen que el Argentino es un chabacano, es más en algunos países se habla el español castizo con el tú y no el vos. Besos

Sabrina dijo...

jajaja es cierto el argentino, en especial, el porteño, es muy mal hablado. Necesita de estas palabras para dar énfasis a lo que dice. Está muy bueno el post, divertido!!!!!

Anónimo dijo...

También se puede estar "del orto" al estar muy drogado o borracho.

garrobito_alado dijo...

..Definitivamente.... los argentinos tenemos una fijacion anal...

Tideida dijo...

Yo sé que esto va a sonar como un dictamen de uno se esos viejos de la Real Academia. Pero no puedo dejar de pensar que hablamos así porque no tenemos la menor delicadeza en detenernos un segundo y pensar una palabra que nos exija pasar dos hojas al diccionario.
(Me siento un conserva)

Sebastián dijo...

Coincido con lo de la fijación... Además la cantidad de denominaciones que tiene cada una de nuestras partes sexuales es impresionante, y por qué no hay 20 formas de decir "brazo", "pierna", etc??
Un beso.

Objetivo dijo...

Estuve en Buenos Aires a prrincipios de enero y acabé hasta el Orto de la lluvia...

Qué gran ciudad, por cierto, en tamaño e interés.

http://aceitunconatunas.blogspot.com/

Don Kace dijo...

revisando el libro gordo de petete, el termino orto significa recto, creo que de ahi viene la metonimia del significado. por ejemplo ortografia, vendria a significar la manera correcta de escribir, o en la formula quimica del benceno hay una posicion que es "orto" cuando esta recta.
Por otro lado Conosco una medico catedratico que es Ortologo, y tiene dos catedras en la facultad,

hasta luego mali a ver si pasas mas seguido! (digo mientras cierro el libro gordo y encaro pa´la puerta)

Montevideana dijo...

alguien sesudo dijo que lo que tiene mucho uso recibe muchos nombres, y puso por ejemplo a la cama (creo que por transición se refería a la actividad sexual). la única excepción, afirmaba este individuo, es la cabeza (la bocha, la sabiola, el coco, el marote, muchos nombres y poco uso).
por otra parte, las investigaciones de lingüística histórica ya señalaban en el siglo XVIII que el español de Buenos Aires tendía a ser mucho más cambiante que el de otros lugares (e.g. Montevideo). no es que se hable mal, es que se varía tan rápido que no es posible registrarlo en una norma que esté al día.
y ah, creo que orto es el punto del horizonte donde se pone o sale el sol.

salute

MALiZiA dijo...

Hola a todos,
fijación o no, se usan mucho no es cierto. Y que somos mal hablado queda alguna duda carajo!

Uauu, entonces es ese el catedrático gracias por el dato, nunca encontré el cuaderno donde lo había anotado. Hagamos honor al nombre. Gracias Juano.

Objetivo, qué lástima que viniste justo en la peor temporada de enero, porque siempre fue un mes que no llovía, pero este año, de horror.
Pero te aseguro que si vienes en otra época aún te va a gustar más la ciudad, pobre! con esa lluvia espantosa e igual te gusto

Todosesengel, bueno espero que vuelvas volando...

Kace tenés razón, ya voy a pasar más seguidito!

Besiños for todos.

EQAEG (El Que Antes Era Gayabuc) dijo...

A no olvidarse del "tujes" de Tato...

xeBuz dijo...

jajajajaj

muy bueno!
Me hizo recordar a la charla que dio Fontanarosa no hace mucho.

pero un mexicano es tal vez el menos indicado para hablar de palabras sobreusadas... ellos usan chingar para todo:

"Esta chingado"
"Chinga tu madre"
"Soy chingon"
"Vete a la chingada"
"Ya no chingues"
"Eres un chingaquedito"
"Chingale, chingale!!"
"Habia un chingamadral de cerveza"
"Se lo chingaron"
"Duele un chingo"


Para nos, argentinos, chingar es errarle a algo (en lunfardo), para ellos chingar lo es todo =)


Saludos desde el culo del mundo

Guzamadour dijo...

sublime la foto

Anónimo dijo...

si a veces pienso que los argentinos somos muy mal hablados, y cada vez peor, ni hablemos del "boludo".
Julián

María dijo...

ja,ja,ja nunca me puse a pensar esto, mire usted al catedrático en qué se fijo.

Gontxu dijo...

Yo cuando estoy muy alterado puedo lelgar a decir: "TE VOY A METER LA COMPUTADORA POR EL ORTO"....

Eso si que no es NADA Pijo...

Besos Pijos.

Gontxu

Jaime dijo...

Ja, ja... muy gracioso! se ve que es una idea fija como dijeron varios.

JuanO dijo...

De nada. Un placer. Suyo, JuanO

reds dijo...

Anales del Culo
Libro de mierda.
Metafísica del culo.
Dr. Fernando Buen Abad Domínguez.

Soy mexicano, vengo de un país que queda lejos de dios y muy cerca de EE UU. Lo cual no es poca cosa. Esta posibilidad de participar acá para reflexionar en conjunto sobre el lenguaje hegemónico y los otros, plantea dilemas diversos para pensar qué cosa es un lenguaje y una lengua que cuentan cosas sobre lo que somos y cómo somos y no es cosa fácil porque hay que pensar que nos metemos con problemas de profundidad a veces inalcanzable que a veces se vuelve invisible a la vista común y creo que además reflexionar de dónde parten los lenguajes incluso de que partes oscuras de nuestro pensar de nuestro ser individual y colectivo emerge nuestro decir verbal... fílmico etc.. de todas las formas que sea posible decir, de qué parte escondida incluso de nosotros mismos, para decir a veces lo que no queremos y para decir a veces lo que se pone en contra de lo que creemos que pensamos. Y yo me he venido dando cuenta de algunas cosas que quiero compartir con ustedes, voy a tener que hacer una mirada sobre este país y pido disculpas para que no vayan ustedes a decir que un extranjero vino a decir cosas sobre la Argentina.

Me encontré que hay un punto de medición interesante en Argentina que parte de no se que profundidad del pensar Argentino, conste que esto incluye a un montón de personas que participan de este hábito o vicio cotidiano que hace flotar de no se dónde cosas que yo no sé si están claras en el pensamiento de cada cual, hay un punto de medición, hay un objeto casi como si fuera un "astrolabio" generalizado de la cultura argentina, un algo con que medir el cosmos, el macro-cosmos y el micro cosmos y que se usa con singular alegría para medir con la misma palabra las cosas más dicotómicas, por ejemplo: alguien al que le va mal en este país se dice que "le va para el culo", pero a alguien al que le va muy bien se dice "que culo que tiene" y a mi me llama la atención que con los esfínteres y traseros se pueda medir latitudes tan complejas y disímiles. Esta es una reflexión que me obliga a avanzar sobre una profundidad que no es la de los esfínteres pero que es la de ciertos planos de la inteligencia de ustedes a partir de la cual todo pasa a tener que ver con el culo, por ejemplo: alguien que vive lejos... "la loma del orto" dicen no?, Cuando llueve mucho caen "zoretes de punta", cuando a alguien le llama la atención a otro por algo que hizo mal, dicen "lo cagan a pedos", podría seguir... he recopilado hasta ahora 600 voces que aluden de manera directa o indirecta al problema del culo y la mierda. ¿Porque? En qué órbita, de qué forma de pensar, en qué taxonomía, en qué valores del mundo se ve como se ve para el culo, desde el culo, porque el paisaje todo, es paisaje de mierda, yo sé que hay calles de Buenos Aires donde el perro sale a hacer caca mientras el dueño se manda una cagada, dicen. No voy a extenderme demasiado sobre esta escatología aplicada, yo quería entrar es esta coartada donde lo que dice uno en la vida diaria y lo que dice uno asimiladamente sin pensar qué esta diciendo y que a veces porta alguna especie de pensamiento que por ahora llamare pensamiento infiltrado que reproduce quizá formas del pensar hegemónico, quizá una forma de pensar que los españoles nos heredaron, hay que saber que los españoles "tiran mierda para todos lados", en más de un sentido, me refiero a esta cosa que tienen que ver con una herencia que se desliza casi subterráneamente, que uno mama de algún lado y empieza a repetir alegremente toda su vida sin, a veces, pensar ¿qué estoy diciendo de la realidad? . Si pasa que todos los días recreamos la escatología por herencia española e italiana resulta que en Argentina son generosas en materia de mierdalización de la existencia, hay muchas herencias importantes pero me parece que acá se han puesto creativos y han agregado al vocabulario escatológico, además de la mierda, otras zonas por ejemplo, está la expresión "el quinto forro de las pelotas". Que es un lugar donde se cumplen algunos designios insondables o ese lugar extraordinario que es "la concha de la lora", lugar que alude a una expresión surrealista por lo profundamente absurdo de la expresión, pero para ustedes tan plena de sentido. Que lingüística tendríamos que enderezar nosotros ahora para repensar esa cosmovisión cotidiana, ese hacerse ustedes mismos mierda, a partir de medir con el culo, para bien o para mal, los designios de los días venideros, cómo será la expresión sin esas cosas escandalosas de mierda a ultranza... y qué será si uno abré la sospecha sobre tantas otras cosas habremos mamado desde la infancia, de la radio, del profe, del cine, de la prensa.. cuántas cosas habrán pasado en directo hacia nosotros, qué habremos asimilado, por qué creemos que el mundo es así, que la vida es así y no hay más que hacer que estarse quitecitos para que no nos caigan "zoretes" estos teresos de punta.

Me parece que vale la pena invitar a la sospecha, no esquizoide, sobre cómo uno repite estas cosas en la cotidianeidad... seguro habrá muchos más. Como invitación al ejercicio de la autocrítica, ¿qué estoy pensando, en el fondo, sobre mí mismo? ¿Qué estará pasando realmente con lo que yo llamo pensar, esa cosa que no pasa por mi conciencia?. Quería avanzar sobre la cosa de pensarnos como hablantes de cosas que pasan por nuestras cabezas a veces conscientemente y a veces no, pero con las cuales acabamos diciendo a otros, a veces para denigrarlos, incluso cuando no es ese el objetivo, cuando a veces es todo lo contrario, un personaje importante en el imaginario Argentino es la puta, que se ha vuelto una función escatológica a través de la cual se puede marcar incluso la jerarquía de deshecho del otro, con lo ínfimo con lo indeseable. En a escala de ciertos valores no hay cosa peor que decirle a otra persona "hijo de puta", expresión que acá se usa con riqueza y variedad de significados.

Quiero hacerles una confesión, la primera cena con mi esposa Patricia, argentina de la cual me enamore y por lo que estoy acá... la primera vez que fui a la casa de mi cuñado, era la primera reunión familiar, en medio de la cena el ex esposo de mi cuñada le dijo "que hija de puta"..., confieso que hice la silla para atrás porque juro que pensé que le reventaba una botella de vino, que estaba en la mesa, sobre la cabeza, porque la mamá estaba ahí... cómo se la va a tratar de puta, si la mamá estaba ahí, juro que me asuste en mi ingenuidad extranjera porque pensé que era un insulto fuerte... para mi sorpresa era un halago.

Lo qué estamos pensando cuando producimos nuestros lenguajes se relaciona con rangos de la intimidad colectiva e individual y el desarrollo de un ser y un modo de ser, en el que deberíamos ir pensando hasta dónde somos dueños de los instrumentos para construir (producir) nuestro discurso , para mi gusto la proposición temática de esta mesa que alude al pensar, a ese pensar llamado hegemónico y el otro, que habría que caracterizar, nos invita a pensar qué es ese lenguaje hegemónico, desmontarlo, desebrarlo sin atomizarlo y habría 3 o 4 características que valdría la pena pensar al calor de las circunstancias históricas actuales para ver si podemos inventar una nueva lingüística que nos deje entender y conocer esta problemática de los lenguajes múltiples. Por ejemplo una época en la cual el mundo gasta como su más importante presupuesto a nivel global en armas, no hay cosa en la que se gaste mas se gastan millones anuales, no hace 2 años que empezó la guerra con Irak, no hace 4 ni 5. Desde 1945 sigue siendo esa la fuente de gastos más importante a nivel global, le sigue el gasto en medios de comunicación y publicidad datos tomados de Desarrollo Humano de Naciones Unidas. Digo esta es una característica de cómo se ha desarrollado el discurso hegemónico hoy, discurso que tiene que ver con agredir a los pueblos para sacarle 2 cosas centralmente, materia prima y mano de obra barata, fundamentalmente. No importa su historia, no importa la lengua que se hable. Incluso creo que se puede aterrizar y con gente que hable mapuche, para intentar como lo hemos visto en Chiapas, hablar en lengua propia algo que tiene que ver con agarrarle la conciencia a la gente y ponerla a servicio de explotarla y sacarle el trabajo y la materia prima barata. El discurso hegemónico tiene que ver con estas maneras, formas con este conjunto complejo, rico y amplio de maneras para someter a otros, para explotar a otros, para alienarlos, etc.

El discurso hegemónico tendría que ver, me parece, con eso que nos hacen, nos proponen y nos venden y, buena cantidad de veces, incluso sin darnos cuenta, para que andemos alegremente por el mundo repitiendo frases, bailes, fiestas, imágenes etc. que corresponden a una contribución, que ya hacemos nosotros a veces voluntariamente, para seguir siendo explotados, por ejemplo aquellas teorías que hay de carácter apocalíptico, que dicen que esto ya no tiene remedio, el discurso único que nos propone que "este es el fin de la historia" no el fin como aquí se acabo, sino que ésta era la finalidad, a esto queríamos llegar a donde estamos ahora. Quieren convencernos que ya estamos en la parte más alta del desarrollo social, humano. Que ha esto queríamos llegar y ya llegamos... No repitamos el discurso del patrón.

A propósito de este problema que me parece principal si hay una relación importante en el debate contra los discursos hegemónicos una buena tarea es comenzar desde el campo que cada cual tiene y preguntarnos qué es eso de la hegemonía de los discursos donde esta y como actúa y después cuánto ya me tragué y ni cuenta me di.

Rain dijo...

Misma charla catedrática, pero con amigos y en un colectivo.